viernes, 20 de mayo de 2016

Conoce la fórmula de Gestión del Conocimiento: GC= [(IMxA)/(VGxA)]A

Personalmente me gusta definir la Gestión del Conocimiento como la capacidad que debe tener todo ser humano para adaptarse a un medio concreto gracias a un conocimiento adquirido, entendiendo conocimiento como aquel paquete de información vivencial o teórico aprehendido. Un concepto de gran relevancia en los tiempos que vivimos justamente por la volatilidad ya no solo de los puestos de trabajo, sino incluso de las propias profesiones que están en continua revisión dentro de un mundo altamente cambiante.

Pero cuando hablamos de Gestión del Conocimiento, ¿sabemos cuáles son los factores claves que lo componen?. Veamos, de manera sencilla, práctica y sintética, su nomenclatura:

GC= [(IMxA)/(VGxA)]A

La Gestión del Conocimiento (GC) es igual a la suma de los productos de la Información Múltiple (IM) y el Aprendizaje (A), dividido por la suma de los productos de la Visión Global (VG) y el Análisis (A), elevado al factor de la Adaptabilidad (A).

1.-Información Múltiple (IM)

Todos sabemos que no hay conocimiento sin información, pues el conocimiento es la acción de conocer algo mediante una información que se nos facilita de manera ya sea accidental o prefijada. Una información que en un mundo poliédricamente complejo por ser global, interelacionado e interactivo a tiempo real (gracias a las nuevas tecnologías), es idiosincráticamente múltiple. Así pues, cuando hablamos de Gestión de Conocimiento no podemos referirnos a una sola clase de información, aislada y unilateral, sino más bien a un flujo de información vivo, en continuo cambio y transformación, y de naturaleza multilateral. Lo contrario no solo conlleva a un empobrecimiento de nuestra capacidad de conocer, sino incluso a un empobrecimiento mental y profesional a nivel personal.

(En este punto recomiendo la lectura sobre inteligencia colectiva del artículo "La inteligencia colectiva crea millones de combinaciones de mejores realidades posibles" de mi obra abierta "Vademécum del Ser Humano")

2.-Aprendizaje (A)

Pero la información, sin la voluntad humana por aprender, no es conocimiento, tan solo información. Por lo que en materia de Gestión del Conocimiento, la aprehensión e integración de la información (acción que denominamos Aprendizaje), requiere de unas actitudes y capacidades activas claves por parte del que quiere aprender:

I.-Actitud de la Flexibilidad, en este caso mental o intelectual para poder estar abiertos a nuevos paradigmas, auque ello nos aboque a romper los viejos esquemas prefijados.

II.-Actitud de la Versatilidad, que derivado de la Flexibilidad de una mente abierta, nos permite estar receptivos a distintas posibilidades de nuevas agrupaciones de conceptos e ideas.

y, III.-Capacidad de Gestión del Fracaso, pues no hay aprendizaje sin experiencia, ni ésta sin fracasos, ya que el fracaso no es más que una experiencia de aprendizaje que nos conduce, progresivamente y al ritmo que necesitamos como alumnos de la vida, al éxito particular que buscamos. (En este punto, nos redireccionaremos al artículo  "Conoce la fórmula de Gestión del Fracaso GF=[(A2.R)/T]s" dentro de la serie de formulaciones de "Las Fórmulas de la Vida")

3.-Visión Global (VG) y Análisis (A)

No obstante, tanto el acceso a una Información Múltiple como la actitud de la Versatilidad propia del Aprendizaje, requieren de una Visión Global por nuestra parte que nos permita observar el conjunto. Por lo que disponer de una Visión Global nos obliga a trascender los límites de nuestros muros de conocimiento cotidianos, salir de nuestra zona de confort intelectual, explorar nuevos horizontes de experiencias llenas de datos informativos, como quien se sube a lo alto de una montaña para disfrutar de la vasta extensión de un paisaje, con el objetivo de obtener una radiografía o escaner lo más amplio posible del estado de la situación. Sólo así podremos hacer un Análisis de las relaciones naturales y artificiales entre los diversos elementos que componen dicho paisaje (personal, social o económico) y, en consecuencia, extraer el diagnóstico de aquellas posibles soluciones que mejor se adapten al objetivo que buscamos en nuestra aventura particular de Gestión del Conocimiento.  

Pero asimismo, resulta relevante apuntar que tanto la radiografía derivada de una Visión Global, como la capacidad de diagnóstico posterior derivado del Análisis de dicha Visión Global, necesitan por nuestra  parte no solo de un espíritu activo y tenaz de búsqueda, sino también de una buena dosis de paciencia y generosidad con nosotros mismos de quien se sabe que está realizando un viaje y que recorrerlo lleva su tiempo y dedicación. Pues toda extracción u objetivación de nuestra realidad conocida es todo un viaje a la aventura sin cartografía.

4.-Adaptabilidad (A)

Y, ¿por qué de la gestión del conocimiento? Porque, aunque sea de manera inconsciente por el instinto básico de supervivencia como especie y como individuos que nos empuja impulsivamente en cada nuevo aliento, el fin último que buscamos no es otro que adaptarnos lo mejor posible al medio (en este caso, y en los tiempos que corren, a un medio vertiginosamente cambiante). Es por ello que nada sirve el conocimiento alcanzado si no sabemos aplicarlo en nuestras vidas diarias, una capacidad práctica a la que llamamos gestión del mismo. Y el factor clave para gestionar el conocimiento no es otro que la Adaptabilidad, pero no del entorno respecto a nosotros mismos, sino de nosotros respecto al entorno.

La capacidad de adaptación del ser humano en un entorno en continuo cambio y transformación tan solo representa un 20 por ciento de aptitud -conocimiento adquirido-, frente a un 80 por ciento de actitud -inteligencia emocional-. Por lo que la ancestral naturaleza del factor de la Adaptabilidad está compuesto, a su vez, por cuatro subfactores esenciales:





todos ellos ya formulados en la serie "Las Fórmulas de la Vida". 

Para aquellos buscadores, inquietos, supervivientes o aventureros que anhelen adaptarse a los nuevos entornos en pos de alcanzar una vida más llena y feliz,  he aquí la nomenclatura del motor del cambio en un mundo humano que se mueve, en gran medida, gracias al conocimiento. Fiat Lux!

miércoles, 11 de mayo de 2016

Conoce la fórmula para Reinventarse: R = [(S + A2) x P]D

¿Debemos reinventarnos? ¿Y cómo no?, cuando no hay más alternativa en un mercado laboral tradicional sin salidas conocidas. La pregunta no es si reinventarnos o no, sino cómo hacerlo. Veamos aquí la fórmula, paso a paso, para poder reinventarnos.

1.-Coge un folio y dibuja dos columnas. En la columna “a” escribe, de manera numerada, tus Apegos (A) a aquellos bienes tangibles (coche, casa, familia, etc) o intangibles (status social, reconocimiento, etc) de tu vida, indiferentemente si ya los has perdido o no. Mientras que en la columna “b” realiza el mismo ejercicio pero numerando ahora aquellos Deseos (D) de bienes tangibles o intangibles que desearías en tu vida. Acto y seguido divide el valor numérico absoluto resultante de las columnas  “a” y “b”, con lo que obtendrás tu Índice de Expectativas Cumplidas de Vida (IECV).

Formulación: IECV = A / D

2.-Seguidamente, coge tu Índice de Expectativas Cumplidas de Vida (IECV), multiplícalo por tu Vida Laboral (VL) en valor absoluto de número de años trabajados y divide dicho resultado por tu Edad (E) en número de años que tienes, con lo que conseguirás tu Raport de Éxito de Vida Productiva (REVP).    

Formulación: REVP = (IECV x VL) / E

3.-A continuación coge tu Raport de Éxito de Vida Productiva (REVP) y divídelo por el producto resultado del número en valor absoluto de Buenos Recuerdos Existenciales (BRE) multiplicado por el número en valor absoluto de tus Sueños Vitales Personales (SVP), con lo que obtendrás tu Índice de Satisfacción Existencial (ISE)

Formulación: ISE = REVP / (BRE x SVP)

4.-Ahora coge el conjunto de la fórmula: [ [(A/D) x VL] / E ] / (BRE x SVP), escríbela con un pintalabios sobre un espejo y mírate a los ojos durante 30 segundos a través de la formulación, realizando así un ejercicio empírico que te permitirá obtener de esta manera el resultado de tu Índice de Felicidad Personal (-ísimo), Único e Intransferible (IFPUI). Si al mirarte en el espejo no te sientes feliz contigo mism@ y tu vida, el diagnóstico final es concluyente: debes Reinventarte.

Formulación: IFPUI =  [ [(A/D) x VL] / E ] / (BRE x SVP) / Ejercicio empírico Espejo

Como podrás haber podido experimentar tras este ejercicio, por mucha mente que le pongamos a dar orden, sentido, razonamiento y argumento intelectual a tu vida, nuestro Índice de Felicidad Personal es finalmente emocional.

Pero demos un paso más y, acto y seguido, sin dejar de mirar tu reflejo borra la formulación que has escrito con pintalabios sobre el espejo, para constatar, una vez más, que tras tu larga o corta experiencia profesional y vital -que como toda experiencia ya es pasado, al igual que la efímera fórmula que acabas de borrar-, sólo quedas Tú frente al espejo en el aquí y el ahora. Y aún más relevante: tan sólo tienes una opción de dirección en tu viaje: hacia delante. Sabiendo que si vuelves a hacer lo mismo que has hecho hasta la fecha obtendrás ya no el mismo resultado, sino peor aún; puesto que los referentes profesionales del pasado en los que te afianzabas son ya inexistentes en el presente. Así que guarda tu glorioso pasado en el baúl de los recuerdos y vuélvete a inventar.

Una vez que ya somos conscientes (paso previo a toda acción), mental y emocionalmente que debemos volver a crearnos profesionalmente, vamos a invocar la formulación para Reinventarnos:

R = [(S + A2) x P]D

Definiremos la Fórmula para Reinventarse (R) como el resultado de la suma de los Sueños (S) y de las Aptitudes (A1) elevado a la Acción (A2), multiplicado por el producto dela Persistencia (P), potenciado por la Diversión (D).

Pero vayamos paso a paso:

1.-Sueños (S)

En primer lugar define tus sueños, que no es más que definir qué tipo de vida quieres vivir. Si no lo tienes claro, comienza por el atajo de definir aquello que no quieres en tu vida. Tómate tu tiempo. Y una vez que lo tengas claro y que percibas que tu mente y tu corazón están alineados –es importante que vayan al unísono para saber que son tus sueños y no malas copias de terceros-, escríbelos en una columna en un papel. He aquí tus objetivos.

2.-Aptitudes (A1)

En segundo lugar, define tus aptitudes. Aquello que crees que personalmente sabes hacer. Aquello que sientes que sabes hacer de manera natural porque te nace de dentro, y que no tiene nada que ver con aquello que has hecho hasta la fecha porque una visión de producción en serie de la sociedad te ha dicho que hicieras. Tranquil@, confía en ti, tod@s hemos nacido con unas aptitudes personales que en muchos casos no hemos desarrollado porque la fábrica del entorno nos ha empujado hacia otras ocupaciones. Así que percibe esta situación como una verdadera oportunidad de reencontrate contigo mism@. Unos hemos nacido con la aptitud de crear proyectos, otros con la de relacionar personas, otros con la de elaborar utensilios, materializar objetivos, organizar eventos, enseñar a desarrollar cualidades, analizar situaciones, crear arte, inventar o comercializar productos y servicios, entre otros muchos. Una vez que lo tengas claro, escríbelo en el papel en otra columna, y mediante flechas relaciona tus sueños con tus aptitudes. He aquí tu estrategia.

3.-Acción (A2)

En tercer lugar, a cada aptitud –que has relacionado con uno de tus sueños a alcanzar-, compleméntala con dos columnas más: una en la que definirás una acción a corto (cortísimo, por no decir inminente) plazo, y otra a medio plazo, no pudiendo sobrepasar los 6 meses ésta última. He aquí tu plan de acción y de timming.

4.-Persistencia (P)

En cuarto lugar, en la línea formada por cada tandem sueño-aptitud, compleméntala escribiendo una frase de autoafirmación de persistencia en el proceso, que te servirá como mantra poderoso en tu camino por alcanzar tus sueños. Ya que un@ marca el objetivo, pero es la vida quién mágica y misteriosamente conspira a nuestro favor definiendo el trayecto, aunque muchas veces no tengamos la capacidad de visión para entender su propósito. He aquí tu plan de choque, de resistencia, flexibilidad, fuerza y ataque. He aquí tu poderoso argumento de promoción personal.

5.-Diversión (D)

En quinto lugar, a cada diagrama formado por tus parámetros de sueño-aptitud-acción-mantra de persistencia, escribe tres descripciones de tu concepto de Diversión. Ya que sin diversión sólo cabe la apatía, y ésta lleva al abandono de nuestro propósito por alcanzar nuestros sueños. He aquí tu fórmula secreta del éxito, tu arma invencible de conquista.

Y en sexto y último lugar, pasa a limpio el esquema desarrollado de tu Fórmula para Reinventarte y engánchalo en tu espejo (o allí donde quieras), para que cada mañana y cada noche, al mirar tu propio reflejo en consonancia vibratoria con tu mapa de ruta de transformación personal, estés más cerca de alcanzar tus sueños. Siendo consciente que tu mundo exterior no es más que un reflejo de tu mundo interior, ya que tus pensamientos y sentimientos alineados son los que diseñan tu propia realidad.

Llegados a este punto solo me cabe felicitarte por iniciar tu proceso de reinvención, porque al vaciarte de los sueños de los otros, comienzas a vivir tu propio y verdadero Yo.

Tuya es tu vida. Tuyos son tus sueños, y con ellos el poder de crear tu mundo exterior. Fiat Lux!


NA: Reactualización del artículo "Fórmula para Reinventarse" publicado el 03/11/2012 en mi blog "Bitácora de un buscador".

viernes, 6 de mayo de 2016

Conoce la Fórmula de la Motivación: M = [O (S.A.R.A / C.P+)] F

Por todos es sabido, y conocido desde los albores de la humanidad, que la Motivación es el factor clave ya no solo para conseguir cualquier cosa en la vida, sino incluso para dar sentido a la vida misma. Es el ingrediente secreto que genera movimiento en nuestras existencias para avanzar y alcanzar nuevas metas como individuos y como sociedad (de hecho, etimológicamente la palabra Motivación es el resultado de la combinación de los vocablos latinos motus -traducido como “movido”-, y motio -que significa “movimiento”-).

Pero, ¿cuáles son los factores clave de la Motivación? Veamos a continuación, de manera sintética y práctica, los componentes que conforman la fórmula de la Motivación:

M = [O (S.A.R.A / C.P+)] F

La Motivación (M) es igual a definir un Objetivo (O), por la suma de productos de la Seguridad (S), la Afiliación (A), el Reconocimiento (R) y la Autorealización (A), dividido por la multiplicación de la Creatividad (C) y el Pensamiento Positivo (P+), elevado todos ellos al factor de la Felicidad (F).

1.-Objetivo (O)

Toda Motivación tiene un Objetivo, ya sea interno o externo; personal, profesional o social; objetivo o subjetivo; un punto de fuga hacia el que deseamos dirigirnos y que activa el sentimiento motivacional por alcanzarlo (pues la motivación es un estado de ánimo íntimamente ligado al mundo emocional). Así pues, el primer vector de la Motivación no es otro que definir y focalizarnos en un Objetivo.

Pero toda Motivación tiene una dimensión extrínseca, es decir, que hace referencia a estímulos externos a la propia persona y que representan recompensas que la benefician, como puedan ser la necesidad de ganar dinero o ganarse el reconocimiento de los demás. O dicho de otra manera: en toda Motivación existe una relación directa entre esfuerzo y beneficio personal, un detalle altamente relevante sobre todo en el mundo empresarial (hoy en día bastante descuidado). Recompensas externas que cubren las necesidades de cualquier ser humano y que, como muy bien se recogen en la Pirámide de Maslow (psicólogo humanista del s. XX), se reducen en: Seguridad, Afiliación, Reconocimiento y Autorealización.

2.-Seguridad (S)

Las necesidades de seguridad son necesarias para vivir, pero están a un nivel diferente que las necesidades fisiológicas (que por ser vitales, ya las incluyo dentro de este apartado). Es decir, es un segundo eslabón de necesidades que se orienta a la seguridad personal, al orden, la estabilidad y la protección. Aquí se encuentran: la seguridad física, de empleo, de ingresos y recursos, familiar, de salud, entre otros.

3.-Afiliación (A)

Las necesidades de Afiliación, por su parte, son menos básicas -pero no por ello menos importantes desde un punto de vista motivacional-, y tienen sentido cuando las necesidades anteriores están satisfechas. Ejemplos de estas necesidades son: el amor, el afecto y la pertenencia o afiliación a un cierto grupo social y buscan superar los sentimientos de soledad. Estas necesidades se presentan continuamente en la vida diaria, cuando el ser humano muestra deseos de casarse, de tener una familia, de ser parte de una comunidad, de ser miembro de un club social, por poner algunos ejemplos.

4.-Reconocimiento (R)

Tras cubrir las necesidades anteriores, aparecen las necesidades de Reconocimiento como la autoestima, el reconocimiento hacia la propia persona (que genera sentimientos como autoconfianza, competencia, logro, independencia y libertad), y el respeto hacia los demás (que genera sentimientos de estatus, fama, gloria, reconocimiento, atención, reputación, y dignidad). Al satisfacer dichas necesidades, la persona se siente segura de sí misma y piensa que es valiosa dentro de la sociedad; cuando estas necesidades no son satisfechas, la persona se siente inferior y sin valor.

5.-Autorealizacón (A)

Y por último, en el nivel más alto de la Pirámide de Maslow (no hay que reinventar lo que ya está inventado), se encuentran las necesidades de autorealización y el desarrollo de las necesidades internas, el desarrollo espiritual, moral, la búsqueda de una misión en la vida, la ayuda desinteresada hacia los demás, etc.

Pero a parte de la dimensión extrínseca de la Motivación, también existe su dimensión intrínseca, aquella que procede del interior de la persona más que de cualquier recompensa externa. Esta dimensión motivacional se asocia a los deseos de autorealización y crecimiento personal, y está relacionada con el placer que siente la persona al realizar una actividad, lo que permite que una persona se encuentre en “Estado de Flow” al realizar la misma, como por ejemplo un pintor que pinta cuadros, aún sin tener reconocimiento como pintor, por el placer que le supone el pintar. Unos estímulos motivacionales internos, personales y transferibles que van íntimamente ligados a los factores de la Creatividad y del Pensamiento Positivo.

6 y 7.-Creatividad (C) y Pensamiento Positivo (P+)

En este punto no me voy a extender, ya que dichos factores ya están conceptualizados en sus formulaciones correspondientes dentro de la serie de artículos de "Las Fórmulas de la Vida": "Conoce la fórmula de la Creatividad: C=(I2.T)S" y "Conoce la fórmula del Pensamiento Positivo: P+=(P+/S+.CD)LLC".

No obstante, hay que subrayar que tanto la Creatividad como el Pensamiento Positivo son estímulos motivacionales internos claves para alcanzar con éxito el Objetivo prefijado, enfoque práctico de toda Motivación, y por extensión para asegurar la consecución de las necesidades motivacionales externas que garantizan la dignidad de las personas como seres humanos y la sana sostenibilidad del propio estado emocional de la Motivación.  

Pero el ser humano, en su complejidad, no solo es práctico, sino de naturaleza transcendental. Y en su existencia, el fin último que persigue -más o menos acertado a lo largo de su vida- no es otro que el de ser feliz. Es por ello que por muchos objetivos definidos y estímulos externos e internos que hayan, no hay Motivación sin una búsqueda del estado personal de la Felicidad.

8.-Felicidad (F)

Cierto es que la Felicidad, como estado de conciencia, es un destino al que se puede llegar a través de caminos varios que confluyen entre sí, entre los que encontramos los factores anteriormente expuestos en esta formulación de la Motivación. Pero también no es menos cierto que dichos factores no son ni los únicos, ni la única manera, de alcanzar la Felicidad. Por lo que con independencia de si la Motivación genera Felicidad, o si la Felicidad activa la Motivación -dependiendo del punto de desarrollo personal en que se encuentre cada persona conforme a su propio yo y sus circunstancias-, lo que nos importa destacar es que toda Motivación viene potenciada por un sentimiento de Felicidad. Y, en este punto, nos emplazaremos a otro de los artículos de "Las Fórmulas de la Vida": "Conoce la fórmula de la Felicidad: F=[(A.HM)/E]S".

Esperando que la luz expuesta sobre la nomenclatura de esta formulación de la Motivación sirva para desarrollar el potencial humano de toda persona dentro de una estructura organizativa, ya sea social o empresarial, sírvase gratuitamente de la misma para hacer de este mundo un lugar cada día mejor. Fiat Lux! 


lunes, 2 de mayo de 2016

Conoce la fórmula del Liderazgo: L=[(AM + IE)(P+ x M)/E]BC

Hay muchas definiciones de un buen líder, las cuales se asocian de manera intrínseca al concepto de liderazgo (lo contrarío se asemeja más a la tiranía, propio de los mediocres y los inmaduros emocionalmente). Personalmente, entre las cientos de definiciones sobre liderazgo, me decanto por la del empresario y escritor norteamericano Jack Welch, elegido Ejecutivo del siglo XX, quien afirmó que: “si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y a ser mejores, eres un líder”. Pero definiciones a parte, todos tenemos claro que los beneficios de un buen liderazgo repercuten en el conjunto de un colectivo, ya sea social o empresarial.
Veamos, pues, de manera sencilla, sintética y práctica, cuáles son los componentes que conforman la fórmula del Liderazgo:
L=[(AM + IE)(P+ x M)/E]BC
El Liderazgo (L) es igual a la suma de productos de la Autoridad Moral (AM) por la Inteligencia Emocional (IE) multiplicado por el Pensamiento Positivo (P+) y la Motivación (M), dividido por el factor de la Estrategia (E), elevado al valor del Bien Común (BC).
1.-Autoridad Moral (AM)
Si algo caracteriza a un líder es, justamente, su Autoridad Moral, que es aquella conducta que le otorga credibilidad dentro de un colectivo determinado. Una conducta que se manifiesta mediante cuatro actitudes clave:
I.-Coherencia, entre el hacer y el ser, y que es el resultado de una práctica efectiva de unos valores;
II.-Responsabilidad, que deviene de una conducta coherente al ser fiel a dichos valores;
III.-Honestidad, que no es más que la buena praxis de la responsabilidad;
y IV.-Confianza, que es la suma resultante del cómputo entre coherencia, responsabilidad y honestidad.
2.-Inteligencia Emocional (IE)
Pero no hay líder, por mucha Autoridad Moral que tenga, si no es capaz de percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y la de los demás, pues no está solo sino que su función es la de guiar a un grupo. Cualidades que conocemos hoy en día como Inteligencia Emocional, y que se despliegan en tres habilidades de gestión emocional fundamentales:
I.-Empatía, que es la capacidad que tiene el líder para conectarse con otra u otras personas y saber responder adecuadamente a las necesidades de éstos, a saber compartir sus sentimientos e ideas de tal manera que logra un bienestar compartido;
II.-Asertividad, que es la capacidad que tiene todo líder para transmitir a otros sus posturas y opiniones de manera eficaz y sin sentirse incómodo, mostrándose hábil en el momento de comunicar sus ideas, de tomar una decisión y de relacionarse con los demás;
y, III.-Resilencia, que es la capacidad que tiene el líder -muy vinculada a la autoestima- de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando un futuro compartido con su grupo.
Una triada de habilidades que conllevan en sí mismas comunicación y humanidad.
3.-Pensamiento Positivo (P+)
Pero no solo de una buena gestión emocional se hace el líder, sino también de una buena gestión mental, donde los pensamientos positivos como actitud existencial es muy relevante (lo contrario generaría un ambiente tóxico y perjudicial para el grupo que lidera). Sobre pensamientos positivos nos emplazaremos al artículo “Conoce la fórmula del Pensamiento Positivo: P+=(P+/S+.CD)LLC” dentro de la serie de artículos de Las Fórmulas de la Vida.
No obstante, en este punto debemos destacar tres cualidades del pensamiento positivo de todo líder:
I.-Entusiasta, una actitud refleja de una buena higiene mental que potencia la audacia;
II.-Mente Abierta, propio de una persona con una autoestima saludable capaz de conectar elementos aparentemente inconexos entre sí sin prejuicios ni estereotipos prefijados;
y III.-Realista, pues la mente de un líder, aunque positiva, debe focalizarse en materializar la idea o propósito a conseguir de manera colectiva en el mundo material.
4.-Motivación (M)
Un Pensamiento Positivo del líder que debe proyectarse hacia los miembros de su grupo, de manera contagiosa, en lo que conocemos como Motivación. Pues es la Motivación lo que hace posible que un conjunto de personas trabajen en equipo, bajo la dirección del líder, para cohesionarse y superarse individualmente y como grupo en pos de alcanzar un objetivo que lo sienten como común. Siendo la Motivación, en este caso, un estado de ánimo colectivo que el líder debe cultivar cada día mediante una adecuada gestión de la Inteligencia Emocional y la gestión del Pensamiento Positivo con su grupo.
5.-Estrategia (E)
Pero el líder no solo está para enarbolar a su tropa, sino para guiarlos a la consecución de un objetivo concreto, por lo que requiere de capacidades de estratega. Una actitud estratégica que conlleva una decena de habilidades intransferibles e irrenunciables:
I.-Visión, de lo que quiere conseguir;
II.-Definición de Objetivos, que le permita concretar la visión;
III.-Organización, para estructurar y rentabilizar los recursos a su mano que le lleven a alcanzar los objetivos fijados;
IV.-Flexibilidad, para adaptarse inteligentemente a los retos que le deparará cada nuevo paso;
V.-Paciencia, para armonizarse con los tiempos de ejecución determinados por factores propios y ajenos;
VI.-Persistencia, para ser constante en el esfuerzo necesario que requiere conseguir con éxito todo nuevo proyecto;
VII.-Creatividad, para resolver óptima e imaginativamente los problemas de ejecución que se vayan planteando;
VIII.-Coraje, para tomar las acciones necesarias, imprescindibles e ineludibles en cada momento;
IX.-Resolución, para cerrar con éxito las diversas fases de ejecución que conlleve el proyecto;
y X.-Guía, para indicar a todos y cada uno de los miembros de su grupo los movimientos estratégicos a seguir en el transcurso de la aventura.
6.-Bien Común (BC)
Una Estrategia con la que, al fin y al cabo, más allá del objetivo concreto a lograr, el líder siempe busca un Bien Colectivo (que es la suma de los bienes individuales) para los miembros de su grupo liderado. En este sentido -y en este contexto-, podemos decir que el Bien Común en un proceso de liderazgo no es más que la relación existente entre la totalidad de esfuerzos individuales y los niveles óptimos de calidad de vida obtenidos por éstos; ya sean en modo retributivo, de prestigio social, o de bienestar emocional y/o espiritual, según cual sea el leitmotiv del liderazgo. (Para el factor del Bien Común de liderazgos en el ámbito empresarial, recomiendo la lectura del artículo “La empresa es Sostenible, Nutritiva y Comunitaria, o no es empresa” de mi obra abierta “Vademécum del Ser Humano”).
Esperando que esta síntesis del concepto de liderazgo bajo la nomenclatura de la presente fórmula sirva para reivindicar la figura de los líderes verdaderos, he aquí los factores claves de todo buen líder para chequear nuestro entorno más inmediato y desenmascarar a los falsos líderes que no buscan más beneficio que el propio, obstaculizando así el buen desarrollo de nuestras sociedades y de sus miembros como personas individuales. Fiat Lux!