miércoles, 29 de mayo de 2013

Si quieres que tu hij@ sea feliz, enséñale a ser él/lla mism@


Si hay algo que nos hace iguales a todas las personas del planeta es que todos, sin excepción, queremos ser felices. Pero a la vista está que algo debemos estar haciendo mal, pues nos pasamos el primer tercio de nuestra vida aprendiendo cuál es nuestro encaje en el mundo para, una vez adultos, darnos cuenta que no somos felices y vernos obligados a iniciar un proceso de recorrido a la inversa de desaprender lo aprendido que nos permita ser felices.

¡Sí, así es! Asombrad@, llega un momento en que toda persona adulta se da cuenta que no hay otra manera de ser feliz que ser un@ mism@, y que para ser un@ mism@ antes debe reencontrarse con el fin de saber realmente quién es. Y no sabe quién es porque en algún punto de su camino se perdió para dejar de ser él/ella mism@ y pasar a ser aquel/lla otr@ que el entorno quería.

Y, ¿cuándo dejamos de conectarnos con nosotr@s mism@s?, podemos preguntarnos. Pues cuando abandonamos nuestras habilidades personales con las que nacemos para replicar las habilidades estandarizadas que la sociedad impone, bajo criterios de prestigio, competitividad o incluso integración. Y, ¿cuándo sucede esa desconexión?, podemos volver a preguntarnos. Pues en una época muy definida de nuestra vida: en nuestra época infantil y juvenil, en pleno proceso educativo.

Si el objetivo de todo ser humano es ser feliz, lo que conlleva ser un@ mism@, y no se puede ser un@ mism@ sin desarrollar las habilidades o dones innatos con lo que hemos venido a este mundo, pues en ello está la clave de la realización personal, ¿porqué sumergimos a nuestros hijos en un sistema educativo que les lleva a olvidarse de quiénes son? En este caso, ya no podemos hablar de enseñanza, sino de adoctrinamiento, pues ya sabemos que en el adoctrinamiento no hay cabida para la libertad personal.

Está muy bien que nuestros hijos tengan la base de una cultura general, así como la capacitación necesaria para la búsqueda y el uso de recursos que les permita acceder –gracias a la era de las nuevas tecnologías y la gestión del conocimiento- a un saber concreto en un momento determinado de su vida, así como la habilidad para interrelacionar saberes distintos bajo una visión global y unificadora (asignatura aún pendiente en las escuelas), pero ya no es menos importante sino capital para nuestros hijos que les ayudemos a desarrollar y potenciar sus dones innatos. Porque solo así ayudaremos a construir sociedades sanas (por la suma de autoestimas personales) y enriquecidas (por la aportación colectiva de los altos valores añadidos individuales).Y, ¡por Dios!, porque todos queremos que nuestros hijos sean felices.

Pero para ayudar a que nuestros hijos tengan una vida lo más feliz posible, no solo debemos ayudarles a desarrollar sus habilidades innatas (pues en ellas radica su identidad), sino que también debemos de ofrecerles una enseñanza holística donde mente y corazón se integran y alinean. Pues el ser humano no es solo un ser mental, como pone excesivo énfasis la educación contemporánea, sino que también es un ser altamente emocional. Y no educar a nuestros hijos en la inteligencia emocional es como criar a hormigas sin antenas. Pues nuestra mente, a través del lenguaje de los pensamientos, nos aporta la energía masculina que nos ayuda a dar forma en el mundo de la materia –y, por tanto, a construir nuestra realidad-, pero nuestro corazón, a través del lenguaje de los sentimientos, representa nuestra energía femenina de la que fluye el aliento que da vida a esas formas. Por ello, cuando una persona no está sana emocionalmente, generalmente por una incapacidad de gestionar sus propias emociones, se bloquea mentalmente y transita perdida por la vida como una hormiga sin antenas.

De igual manera que en física no se entiende el espacio sin el tiempo y a la inversa, unificando dicho concepto en uno solo: espacio-tiempo, es hora que en el mundo de la pedagogía unifiquemos la mente y el corazón en un solo concepto: mente-corazón, si queremos ofrecer una educación completa y no parcial. He aquí el salto cualitativo de la educación del siglo XXI. O, ¿a caso nuestros hijos no son seres maravillosos manifiestamente emocionales?

Así pues, si queremos ayudar a que nuestros hijos sean felices, que es lo mismo que ayudarlos a que aprendan los recursos necesarios para afrontar los retos siempre cambiantes de la vida desde una autoestima sana y positiva, más allá de que gasten su valioso tiempo en saber de memoria (transitoria) el nombre de todos los ríos del continente, debemos plantearnos la educación del siglo XXI en un mundo global desde cinco ejes claves de actuación:

1.-Potenciar el desarrollo de las habilidades innatas de nuestros hijos, 
2.-Desde la Inteligencia Emocional,
3.-Promoviendo la cultura general y humanista,
4.-Enseñando el uso de los recursos en Gestión del Conocimiento,
5.-Y, ayudando a desarrollar la capacidad de interrelación entre conocimientos independientes bajo una visión global.

Unas líneas de actuación que, como se deduce, necesitan de un marco pedagógico de actuación abierto y flexible, en contra del actual sistema rígido, donde la interactuación activa y la motivación libre del niño con los conocimientos juega un papel relevante, y en el que el profesor no educa, sino que enseña y guía en el crecimiento personal de nuestros hijos hacia el camino de unos futuros adultos sanos y felices.

Si queremos que nuestros hijos sean felices, ayudémosles a crecer siendo quienes son (no quienes nosotros queramos que sean), enseñándoles que la felicidad es un estado de conciencia personal donde mente y corazón deben ir a la par, y que en dicha alineación radica la capacidad para sentirse libre y poder volar.

viernes, 24 de mayo de 2013

Cómo montar un negocio sin dinero en 5 minutos

Ya verás, es muy fácil. Si has organizado algún tipo de actividad en tu vida, desde un partido de fútbol a una fiesta de amigos o un acto cultural, puedes montar fácilmente un negocio, solo es cuestión de conocer los elementos que necesitas y ponerse a ello.

Para montar un negocio sin dinero, como si de una receta de cocina se tratase, solo tienes que seguir cuatro pasos.

Primer Paso: Define el Producto

1.-Es decir, pregúntate qué quieres hacer. Para ello debes tener una idea. Es muy importante que esa idea te guste, pues tu motivación personal es el secreto para persistir y materializar un proyecto con éxito. Y justamente esa idea será la que de forma al producto de tu negocio.

2.-Una vez que ya tienes claro qué quieres ofrecer con tu negocio, ya has definido casi sin darte cuenta a quién va a ir dirigido. Es decir, qué tipo de consumidores van a ser tus clientes.

3.-Ahora hay que preguntarse qué ingredientes necesitas para crear tu producto. ¡Ni se te ocurra pensar en el dinero!, sólo piensa en los elementos que necesitas para fabricarlo.

(3.1.) Si el elemento que necesitas es humano, busca entre tus amistades quién podría hacerlo, y si no encuentras a nadie conocido con el perfil que buscas, pues ponte a navegar por Internet y ofrece participar del proyecto a terceras personas, como quien busca jugadores para completar un equipo con el que poder jugar a fútbol. Esto los niños lo saben hacer muy bien: si necesitan de alguien para jugar pues lo buscan hasta encontrarlo, así de simple, sin más complicaciones. Y no te preocupes por la búsqueda, ya que hay muchas personas bien preparadas y con ganas de participar de un proyecto, y además, aunque no te lo creas, con los mismos gustos y prioridades que los tuyos. En este caso, es importante que a estas personas recién conocidas las hagas partícipes del proyecto desde el principio, colaborando entre todos de la definición del mismo, desde el nombre del negocio hasta su desarrollo integral, ya que no solo aportarán su valor añadido personal (dos o más mentes piensan más y mejor que una sola) sino que se sentirán totalmente implicadas al igual que tú. Y lo que es más importante: tod@s tendréis la misma idea de proyecto. ¡Ah!, y a demás con Internet podéis trabajar a distancia, por muchos kilómetros que os separen, con la misma efectividad de quien comparte una oficina.

(3.2.) Si, por el contrario, el elemento que necesitas para crear tu producto es industrial, pues lo mismo, ponte a buscar por Internet proveedores que se ajusten a lo que tienes en mente. Si dedicas un poquito de tiempo a buscar, ¡y sin moverte de casa!, te sorprenderás de encontrar toda una amplia gama de proveedores interesantes de servicios y precios variadísimos que te permitirán crear el producto sin necesidad de que montes ninguna fábrica. ¡Y no, aún no puedes pensar en dinero!
¡Ah!, y no olvides que tú eres tu jefe y este es tu proyecto, te lo digo llegada la hora de determinar con qué tipo de proveedores quieres relacionarte. Es decir, cuánto más eco-éticos sean tus proveedores, mejores te sentirás tú, mejor se sentirán tus clientes al comprar tus productos y mayor beneficio aportarás al planeta.

4.-Y conociendo ya los elementos que necesitas para crear tu producto, prácticamente también sin darte cuenta ya sabes cuál es el proceso para crearlo, es decir, qué pasos debes dar desde que un cliente te pida el producto hasta su entrega. Como verás, es más una cuestión de gestionar recursos externos, que de controlar ningún tipo de producción.

Segundo Paso: Define la Promoción

5.-Vaya, que pienses cómo vas a comercializarlo. Aquí lo tienes muuuuuuy fácil también, ya que no hay mayor departamento comercial que Internet. Y a coste cero. Pon imaginación y usa las redes sociales para comercializar tus productos. Ya que en Internet encontrarás desde tus consumidores finales, la persona de a pié que te comprará directamente el producto, hasta aquellos proveedores que adquieran tu producto para venderlo a sus propios clientes, es decir, las tiendas. Y aún más, con Internet tienes un departamento comercial que llega a todos los rincones del planeta. ¿Qué más quieres? ¡Si nuestros bisabuelos levantaran la cabeza se les pondrían los ojos como platos!

6.-¿Qué necesitas de alguien que entienda de marketing comercial por Internet?, pues vuelve al punto 3.1. Así de fácil.

7.-Y que no, ni se te ocurra cargarte con estanterías repletas de producto para comercializar. Que el tema de la gestión de stocks pasó a la historia, que eso era una práctica empresarial del siglo XX. Es decir, que hoy en día, en nuestro siglo, se vende por demanda. Así que no hay gasto de producción sin compra previa. Y para poder hacer la producción sin dinero, es decir para poder crear el producto que vendes, aquí te toca ser hábil con la gestión de compromiso de pagos y negociar previamente bien con tu/s proveedor/es. No te preocupes, que con los tiempos que corren todo el mundo está abierto a colaborar en este punto. Y, si no es el caso, pues a buscar otro proveedor, que el mundo es muy grande. Ni más ni menos.

Tercer Paso: Define el Punto de Venta

8.-Es decir, que definas tu tienda, tu escaparate para exponer y vender el producto. El sitio desde donde vas a vender, vaya. Como habrás imaginado, a estas alturas de la película, descartamos totalmente la idea de un establecimiento físico a pié de calle por sus altísimos costes, pues la mejor, la mejorísima opción es una tienda online. Ya verás con qué sorpresas te encontrarás al navegar por Internet y descubrir que existen tiendas online prácticamente gratuitas (a partir de 15€ al mes) que puedes personalizártelas y poner operativas en menos de 10 minutos. Y lo mejor de todo, están hechas para personas que, como un servidor, no tenemos ni pajotera idea de informática. Vaya, que son más fáciles de montar que el desmontable que llevan dentro los huevos kinder.

9.-¿Qué también necesitas de alguien?. Pues ya sabes, chic@, direct@ al punto 3.1. Y lo bueno es que aquella persona que entre en el proyecto como profesional del manejo de las tiendas on line, en el 99,9% de los casos también será expert@ en marketing por Internet. Así que ya ves, dos pájaros de un tiro.

Y Cuarto Paso: Define el Precio

10.-Bueno, una vez ya sabes lo que quieres vender, lo que necesitas para crear el producto a vender, y sus pasos para crearlo y comercializarlo, ahora ya puedes hacerte la cuenta de la vieja para saber cuánto cuesta y, por ende, cuál va a ser el precio de venta al público que vas a fijar (coste producto + margen de beneficio).

11.-Si quieres un par de consejillos más, en este caso respecto a la política de precios, permíteme que te indique dos cosillas: una, que es obvia, que marques un precio de salida competitivo, no solo por cuestiones de cómo está el patio sino también como estrategia de posicionamiento de marca. Y dos, que apliques un principio de comercio justo, lo cual representa que el margen de beneficio comercial de venta debe ir lo más equitativamente repartido a partes iguales entre el pago destinado al proveedor, el pago destinado a quienes forméis el negocio y el pago destinado para reinvertirlo en mejorar el desarrollo del propio negocio. Una política que, desde la transparencia, te ayudará sin lugar a dudas a afianzar a largo plazo las relaciones con tus proveedores y entre los propios miembros del proyecto.

Y dicho esto, que no es poco, solo toca meterse en la cocina. Ahora ya no tienes excusa para montar tu propio negocio y apostar profesionalmente como vía de autorrealización personal, pues nadie te impone a qué te tienes que dedicar, ni qué tipo de negocio tienes que montar, ni ya tienes excusa alguna de que no puedes hacerlo por falta de dinero.

Así que amig@, solo me falta despedirme con unos apuntillos extras:
1.-Monta sin dinero tu propio negocio
2.-Y pásalo bien en el proceso
3.-Conociendo a nuevos amigos
4.-En medio de un ambiente creativo
5.-Trabajando desde casa, o desde la playa…
6.-Basándote en las nuevas tecnologías,
7.-¡Y en tus capacidades!
8.-Y ayudando a crear un mundo más eco-ético.
9.-Y espero que un día de estos, nos encontremos, y me cuentas.
10.-Mientras brindamos por otros para que sigan el mismo camino,
pues el mundo es de los que sueñan y tienen el valor de perseguir sus sueños.



martes, 21 de mayo de 2013

La Felicidad es un poderoso camino hacia la sabiduría personal


La Felicidad no es un fin, sino un Medio. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es un fin buscan alcanzarla a través de medios externos como la riqueza, el estatus social o el prestigio profesional, con igual resultado que aquel que teniendo sed intenta saciarse bebiendo agua salada. 

La Felicidad no es un sentimiento, sino un Estado de Consciencia. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es un sentimiento buscan alcanzarla a través de la exaltación de todo tipo de placeres sensitivos, con igual resultado que el gato que intenta atrapar un destello nervioso de luz sobre la pared.

La Felicidad no es ausencia, sino Presencia. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es ausencia buscan alcanzarla a través de vivir experiencias que les permita perderse de si mism@s, con igual resultado que el que pasea por el paraíso con ojos y oídos tapados

La Felicidad no es generar expectativas, sino Fluir con la Vida. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es crearse expectativas buscan alcanzarla a través del diseño de un elaborado plan estratégico a desarrollar por fases de actuación, con igual resultado que un coche de juguete autómata que al toparse contra la pared se queda paralizado en su intento inútil por seguir adelante. 

La Felicidad no es un privilegio, sino un Derecho Natural. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es un privilegio buscan alcanzarla a través del tortuoso camino de las obligaciones, la resignación, la culpa, el dolor y el sufrimiento, con igual resultado que el otorgar el derecho natural a la vida a un pájaro al enjaularlo.   

La Felicidad no es algo externo, sino Interno. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es algo externo buscan alcanzarla a través del mundo exterior (sin ser conscientes que este es un reflejo de su mundo interior), con igual resultado que aquella persona que desea perder peso sin actuar sobre su propia alimentación.

La Felicidad no es una casualidad, sino una Actitud. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es una casualidad buscan alcanzarla a través del azar sin trabajarla en su día a día, con igual resultado de un enamorado que desea ser correspondido sin mostrar su amor.  

Así pues, ahora que ya sabes que la Felicidad es un Medio, un Estado de Conciencia, un vivir en Presencia, un Fluir con la Vida, un Derecho Natural, un mundo Interior y una Actitud frente a tu día a día, ahora ya sabes que la Felicidad es un verdadero, poderoso y transformador camino de crecimiento espiritual hacia la sabiduría personal.

Ya que la Felicidad, en esencia, eres Tú. Porque Tú eres la esencia de la Felicidad, como el sol es la esencia de la luz, el pájaro es la esencia de su canto, o la flor es la esencia de su aroma. Y como toda esencia, Tú, al igual que todos, venimos a este mundo para mostrar nuestra naturaleza íntima tal y como somos: seres alegres y felices.

Si estás decidid@ a ser feliz, ahora ya sabes que tan solo debes ser Tú mism@, sabiendo que no hay más camino para reencontrarte que desprenderte de todo aquello que cubre, tapa y distorsiona, e incluso enferma, tu esencia verdadera. Porque, entre tú y yo, sinceramente, no hay nada inteligente en no ser feliz, que no te engañen diciéndote lo contrario.

Amig@, si estás decidid@ a ser feliz, respira hondo y abre todos y cada uno de los poros de tu Ser para que tu esencia auténtica trascienda tu vida, con la misma fuerza poderosa, invisible y vital del Universo que empuja a la oruga a transformarse en mariposa. 

Feliz transformación.
Feliz viaje.
Y Feliz Vida!
Pues tuya es la esencia de la Felicidad y su Sabiduría.

jueves, 16 de mayo de 2013

Bitácora de un Buscador, nominado a Best Blog Award

Lo bueno de tener amig@s es que te quieren, y justamente uno de ellos, Aida Masats (Autora del blog Mi pequeño laboratorio), es la culplable de que se haya nominado a Bitácora de un Buscador como Best Blog Award. Así que Aida, aunque recuerdo que tenemos pendiente un chino, mil dulces gracias!!

La nominación a los Best Blog Awards es como una cadena de reconocimiento mutuo que consiste en:
-Nombrar en tu blog a quien te concedió el premio y agradecérselo
-Contestar a las 11 preguntas que te formule quien te otorga el premio.
-Decir 11 cosas sobre ti.
-Conceder el premio a otros 11 blogs con menos de 200 seguidores.
-Formularles 11 preguntas que deberán contestar los blogs premiados.
-Seguir al menos al blog que te ha otorgado el premio-
-Informar a los blogs que les das el premio.

Y dicho (reproducido) esto, que son las reglas, vamos a ello:

11 Preguntas a contestar:
1.-¿Por qué tienes un blog?
Por qué necesito escribir como el aire que respiro

2.-¿Qué te inspira a la hora de escribir?
Aquello que me resuena dentro

3.-¿Quién te inspiró a empezar en este mundo?
Nadie, supongo que mi vieja vocación de periodista. Creo que echo en falta el mágico ambiente de las redacciones de los periódicos.

4.-¿Qué es lo más difícil que te ha parecido de poner en marcha tu propio blog?
La tecnología, jejejeje. Que soy de letras, vamos...

5.-¿Cuál es el mejor momento que has vivido con el blog?
Cuando alguien desconocido te comunica que les has transmitido algo.

6.-¿Qué te gusta más, salir a cenar o a comer?
Como buen mediterráneo, todo!

7.-¿Última película que te haya impactado y que recomiendas?
Impactar? Avatar, por el mensaje y los super efectos especiales

8.-¿Mejor estación del año?
Todas, aunque soy más del veranillo

9.-¿Un destino favorito para descansar?
Cualquier sitio perdido del caribe latino

10.-¿Si pudieras ser un animal?
Terrestre, el tigre. Alado, el águila. Pero libres, eh?

11.-¿Alguna confesión prohibida que quieras compartir?
Me gusta el humo de la pipa, algo que en estos tiempos hay que llevar casi en secreto...

11 Cosas sobre mi:
1.-Me gusta vivir al lado del mar.
2.-Y dar paseos por la playa.
3.-Aunque también me puede la inmensidad de la montaña.
4.-Y las buenas tertulias.
5.-En compañía de una copa de buen vino.
6.-Me siento identificado con mi milenaria cultura mediterránea.
7.-Me encanta escribir.
8.-Y sobre todo buscar.
9.-Y descubrir.
10.-Y, como no, probar.
11.-Y sentirme vivo y libre.

Mis 11 Nominados:
1.-Mi Pequeño Laboratorio, de Aida Masats
2.-Hugo Prades, Il·lustracions, de Hugo Prades
3.-Ètik Magazine, de Nexther List
4.-Pétalos de Luz, de Sita Grau
5.-Montse Llop Ilustración, de Montse Llop
6.-DomoTerra, de Quique y Bárbara
7.-Red Internacional de Escritores por la Tierra
8.-I tu, qui ets?, de Ramón Cornadó
9.-Economía del Bien Común, de Christian Felber
10.-Dr. J. Oliver-Bonjoch, de Jesús Oliver-Bonjoch
11.-Creixement Evolutiu, de David Gateu

Bueno, y ya está!. Por mi parte ya he hecho los deberes por haber sido nominado! Ahora le toca a los nuevos nominados al Best Blog.

miércoles, 15 de mayo de 2013

No luches contra algo existente, construye a favor de algo nuevo


Lo que resiste, persiste. Así pues, ¿para qué gastar energías en intentar cambiar algo que ya existe, y en que los que viven de ello hacen todo lo posible para resistirse? En vez de ello, crea algo nuevo, diferente y en un espacio alternativo a lo existente. Esta es la verdadera receta para ser un revolucionario a tu tiempo.

Pero aún te diré más: la verdadera revolución se basa en universalizar el conocimiento, creando aquellas estructuras, plataformas, espacios o canales de gestión de saberes que rompan cualquier barrera de acceso a un conocimiento global y a tiempo real por parte de cualquier ser humano, con independencia del lugar del mundo donde habiten.

Porque el conocimiento es poder, pero no un poder coercitivo –como al que nos han acostumbrado-, sino un poder liberador, ya que el conocimiento despierta las conciencias, y una concierta despierta es irreversible y transformadora y, por esencia, humanamente revolucionaria.

Así pues, desde tu pequeña aportación local, ayuda a revolucionar el mundo, divulgando, promocionando o creando acciones nuevas, concretas y visibles de conocimiento, pues de la diversidad de proyectos a escala global se nutre el saber holístico que unifica la humanidad, como las estrellas configuran en su conjunto el firmamento, y ello crea una amplia gama de oportunidades de acceso al desarrollo personal y a la carta de los seres humanos que habitamos el globo terráqueo –cada cual a nuestra justa medida-, y que no es otra cosa que el verdadero sentido de la Libertad.

Pero sobre todo ten presente que el conocimiento, como patrimonio de toda la humanidad, es un alma libre, solidaria y evolutiva que alimenta el espíritu de los que se aproximan con la misma generosidad desprendida del sol que alienta la vida en nuestro planeta, sino ya no es conocimiento, sino adoctrinamiento, el cual destaca contrariamente por su sentido del control, del egoísmo y de la inmovilidad, y que nada tiene que ver con el valor universal de la libertad.

Amig@, si te mueves empujado por el irresistible ímpetu de trabajar por un mundo mejor, bendit@ tú que estás viv@ en vida, pero no malgastes tu valiosa aportación vital en luchar contra lo que existe, resiste y persiste, sino en crear a favor de algo nuevo, pues el mundo está lleno de pequeños y vastos espacios vacantes por cubrir en donde se puede construir un mundo alternativo y mejor, y lo que es más importante, en el que te sientas plenamente realizado como ser humano.

Libertas Capitur, Sapere Aude
(La libertad se conquista, atrévete a saber)

España, segundo aniversario del 15M

lunes, 13 de mayo de 2013

Ser Humano está por encima de ser de izquierdas o derechas


Perdonar, pero no me queda claro. ¿Jesucristo era de izquierdas o de derechas? Y, ¿Gandhi? O, ¿Buda?. Y, ¿el Dalai Dama?. Y, ¿Manolo, el propietario de ese pequeño bar-restaurante que ofrece menús solidarios?. Y, ¿Gloria, que es voluntaria en asistir a personas mayores en situación de práctica indigencia? Y, aún más, ¿indignarse es de derechas o de izquierdas?.

Al identitario de izquierdas que ataca la religiosidad del identitario de derechas, le animaría a que leyese los mensajes de Jesús, de Ghandi o del Dalai Lama, por poner un ejemplo, y me dijera si sus mensajes no son coincidentes con los valores que defiende. Y al identitario de derechas -que defiende la práctica religiosa como base de su identidad- y que ataca el principio de igualdad del identitario de izquierdas, le animaría a que releyese de nuevo los mensajes de Jesús, de Ghandi o del Dalai Lama, por poner un ejemplo, y me dijera si sus mensajes no son coincidentes con los valores que defiende.

Hemos llegado a tal absurdo que, en la actualidad, defender los derechos humanos equivale a ser etiquetado políticamente por uno u otro bando, dependiendo del prisma de quien ostenta el poder. Cuando la defensa del derecho a la vida digna de toda persona es la esencia de la espiritualidad religiosa de unos (sociedad religiosa) y de la espiritualidad humana de los otros (sociedad laica).

Al final, si uno rasca un poco, se da cuenta que la sociedad no está dividida en ciudadanos de derechas y de izquierdas, sino en ciudadanos que piensan que todas las personas tienen el mismo valor y por tanto derechos, y en ciudadanos que piensan que no todas las personas tienen el mismo valor y por tanto derechos. Y es a partir de aquí que se genera la brecha de modelos sociales divergentes.

La historia de la humanidad nos demuestra que la esencia del ser humano es evolucionar hacia un estadio continuo y progresivo de defensa de la vida digna de toda persona (y en paralelo de toda criatura existente y del propio planeta), y que los episodios oscuros de nuestra historia no son más que reactivos colectivos para continuar avanzando de manera cualitativa y cuantitativamente en esta dirección. Pero, como todos sabemos, aún hay mucho que hacer y el espíritu indomable del ser humano continúa empujando por evolucionar hacia una mejor, renovada y trascendida naturaleza de si mismo, con la misma intensidad que experimenta el irreversible ímpetu alquímico de la oruga por transformarse en mariposa.

Así pues, si las personas somos humanas, profundamente humanas, desprendiendo humanidad por cada uno de los poros de nuestra piel y mediante cada uno de nuestros alientos vitales, dejemos de etiquetarnos políticamente con conceptos ideológicos de hace dos siglos y reivindiquemos al unísono nuestra naturaleza humanista como base para crear una nueva y mejorada versión de nuestra sociedad.     

La apariencia externa del ser de izquierdas o de derechas no es más que un traje (auto)impuesto con el que algunas personas se visten –para cubrir principalmente carencias de identidad-, que tras despojarse del mismo tan solo les queda su única y verdadera esencia: un ser humano. Por lo que para revelar nuestra esencia como seres humanos no es cuestión de cubrirse de capas ideológicas (profundamente condicionadas por su contexto), sino justamente todo lo contrario, debemos desprendernos de todas esas falsas pieles hasta llegar a reencontrarnos con nosotros mismos. Pues en este reconocernos nuevamente como personas individuales que formamos parte de una gran familia llamada humanidad, es donde radica nuestra esencia como seres humanos que trasciende a cualquier tiempo. Y en la reconexión con nuestra propia esencia como seres humanos es donde yace el secreto para alcanzar una vida en armonía con nosotros mismos, como personas y sociedad, y con nuestro entorno.

La búsqueda de una vida armoniosa es justamente la característica principal del Ser humano. Y no hay Ser Humano sin Ser, para así poder Hacer consecuentemente una sociedad humanista. Pues el Ser Humano Es, y por sus obras le reconoceréis.

Diccionario del Alma (Cacería-Calzador) Xª Entrega


Cacería: 1. La trascendencia de la vida de los animales. 2. Un acto sagrado por la ofrenda de la existencia propia en beneficio de la vida común de la que todos formamos parte.
Cacerola: La alquimia de los alimentos.
Cacique: La personalización de una sociedad donde las personas no tienen el mismo valor.
Caciquismo: La institucionalización del egoísmo. 
Caco: La enajenación del deseo.
Cacofonía: El espacio donde el lenguaje verbal y no verbal se encuentran.
Cachalote: La vida del océano en una gota.
Cacharrería: Un universo creado por historias desechadas.
Cacharro: La versatilidad de la funcionalidad.
Cachear: La legitimación de la desconfianza
Cachete: 1. Falta de respeto a la diferencia. 2. Elemento educativo represivo.
Cacho: Una parte sustraída de su todo.
Cachorro, -rra: La infancia animal.
Cadáver: La carcasa que deja el alma tras de si.
Cadavérico, -ca: Persona sin energía vital.
Cadena: Miedo a la libertad.
Cadencia: El reposo de la continuidad.
Cadete: El iniciado al servicio del poder.
Cádiz: El secreto guardado de la antigua Atlántida.
Caducar: Cambiar de estado.
Caducidad: La frontera de la transformación.
Caer: Acción posterior a toda subida.
Café: El alimento del estrés.
Cafeína: La droga de occidente.
Cafetera: El despertador del mundo moderno.
Cagar: 1. Evidencia de igualdad entre todas las personas. 2. La expulsión de la energía sobrante.
Cagón, –na: 1. Sumisión al miedo. 2. Persona que ha dejado de creer en sí mismo,-a.
Caída: Oportunidad para reencontrarse.   
Caído, -da: Persona en proceso de aprendizaje.
Caimán: Un reflejo de la relatividad del espacio-tiempo.
Cairo: Una de las cunas perdidas del conocimiento primogénito de la humanidad.
Caja: La obsesión del hombre por compartimentar.
Cajero: La mano del amo.
Cajón: El orden estanco.
Cal: La supremacía de la esencia sobre la vida o la muerte.
Cala: La puerta hacia la inmensidad del mar.
Calabaza: El juego para la creatividad humana.
Calabozo: La estancia oscura de las mentes oscuras.
Calamar: El aliento divino del flujo vital.
Calambre: Aviso de sobrecarga del sistema.
Calamidad: Una prueba de aprendizaje personal y social.
Calar: Traspasar barreras.
Calavera: El engaño de la muerte.
Calcar: La aceptación  del original.
Calcáreo, -a: La modulación de la consistencia.
Calcetín: El arte de sobreponer capas.
Calcinar: La ilusión de la eliminación.
Calcio: La fortaleza de la estructura de uno de los cuerpos humanos.
Calcomanía: La manía por lo volátil.
Calculadora: La externalización de la autonomía humana.
Calcular: Acción de control.
Cálculo: El genoma de la ciencia.
Caldear: Transformar el ambiente.
Caldera: Transmutador de la materia.
Calderilla: Medida cualitativa imprecisa.
Caldo: El origen de la vida.
Caldoso, -sa: Regreso al origen de todas las cosas.
Calefacción: La supremacía sobre la energía calorífica.
Calendario: La cuenta atrás del reloj biológico.
Calentamiento: (global) La inconciencia de la especia humana.
Calentar: Cambiar el grado de una misma naturaleza.
Calentura: La fugacidad de una intensidad.
Calibrar: La búsqueda de un equilibrio.
Calibre: Medida preconcebida.
Calidad: Una vida humana digna.
Cálido, -da: La manifestación del contraste con un entorno de polaridad opuesta.
Calidoscopio: La artimaña de ver sin ser visto.
Caliente: La temperatura de la vida.
Califa: Uno de los mil nombres históricos con los que se muestra la desigualdad humana.
Califato: La institucionalización de una desigualdad social.
Calificación: Valoración arbitraria de unos referentes contextualizados en un momento determinado y concreto.
Calificado, -da: Aquella persona que encuentra y sigue su propio camino.
Calificar: Potestad de la Vida.
Calificativo: Elemento reductivista.
Caligrafía: El arte de la escritura hecha meditación.
Cáliz: La sacralización del contenido.
Caliza: Uno de los estadios de la tierra manifestada en piedra.
Calma: El espíritu del sabio.
Calmante: Ilusionista del dolor.
Calmar: Servicio al prójimo.
Calmoso, -sa: Persona que ha alcanzado el reino de la templanza.
Calor: La temperatura del amor.
Caloría: El reduccionismo de la alimentación encorsetada por la moda.
Calorífero: Que emana vida.
Calumnia: 1. El veneno de la envidia. 2. El puñal por la espalda del poder deslegitimizado.
Calumniar: El hábito de los pobres de espíritu.
Caluroso, -sa: Estado de inadaptación.
Calva: 1. Manifestación evolutiva de la especie. 2. Acto consciente de desapego.
Calvario: Episodio de inframundo en el mundo.
Calzada: Camino tecnologizado.
Calzado, -da: La debilidad del hábito.
Calzador: Un facilitador entre dos estadios.


Índice-Link Retrospectivo:


lunes, 6 de mayo de 2013

-Papá, no me gustan las noticias porque solo salen cosas malas


Con esta afirmación me apeló mi hija de diez años para que cambiase de canal, a la vez que su hermana pequeña de seis años apostilló:

-Es verdad. A mi tampoco me gustan. Tendrían que hablar de cosas buenas.

Lo cierto es que llevábamos unos veinte minutos viendo las noticias del mediodía del domingo 4 de mayo de 2013 de un canal televisivo español de ámbito nacional, y solo emitían dramas y penurias, y la mitad de ellas eran producidas en otros países, como si el telediario se hubiese convertido en un noticiario exclusivamente de sucesos recogidos por cualquier rincón del mundo.

Como ex periodista, ex director de corresponsalías y ex fundador de periódicos de prensa económica en mis tiernos años de juventud, sé que una noticia debe ser un acontecimiento de actualidad, novedoso, verídico (y remarco verídico y su derivado: contrastado, tan en desuso en los últimos años por la clara dependencia de los medios al poder político que manipula), y de interés general para su público. Así pues, que alguien me explique qué interés general para el público español tiene, en estos tiempos que nos tocan vivir, que medio telediario de ámbito nacional se dedique a un incendio de California o a un accidente de trenes de mercancías en Italia, para sin más tiempo de noticias dar paso a los deportes. Sin contar los extensos espacios dedicados a la guerra entre Israel y Síria, o el drama de Bangladesh…

No es mi intención entrar en un debate sobre el periodismo actual, que personalmente lo encontraría apasionante por mi ex vocación profesional, pero sí poner la atención sobre la necesidad de reflexión sobre qué tipo de imagen del mundo están proyectando los medios de comunicación día y noche sobre el subconsciente colectivo, y su consecuente repercusión directa en el modelo de sociedad que estamos construyendo entre todos. Lo que es evidente es que, en unos tiempos de urgente necesidad de la búsqueda del sentido por una vida mejor y llena de esperanza, los mass media están haciendo un flaco favor con sus noticieros altamente tóxicos. Vaya, que es como si a una persona que se encuentra con los ánimos por los suelos, en vez de animarle le ayudásemos a deprimirse más aún.

Lo cierto es que si el ateniense Platón, quien creía que la música era competencia del Estado por su relevante influencia en el estado de ánimo de las personas, levantara cabeza y viera el poder que ejercen los medios de comunicación en nuestra sociedad, seguro que dedicaría un urgente, crítico y monográfico tratado filosófico sobre el tema. En otras palabras, si bien desde la sociedad civil exigimos a los políticos que sepan estar a la altura de las circunstancias actuales, los mass media, como cuarto e inmediato poder, no pueden quedar exentos de esta responsabilidad.

Como ex periodista, sé certeramente que la sociedad, rica en actividad y variedad, genera los suficientes acontecimientos positivos para llenar cada día los espacios de los medios de comunicación cumpliendo los requisitos de actualidad, novedad, veracidad e interés general que requiere toda noticia. Es decir, señores directores de los medios de comunicación, hay vida periodística más allá de la facilitada por los gabinetes de prensa de los partidos políticos y las instituciones que controlan, las agencias de noticias internacionales y los clubs deportivos.

Y aún más, estoy seguro, como ex director periodístico y ciudadano, ya no tan solo que existe un importante mercado potencial para los medios especializados en prensa positiva, que no es más que aquella que recoja la actividad de alto valor añadido de la vida diaria del conjunto de la sociedad –como lo fue en su día la oportunidad del nicho de mercado de la prensa económica en nuestro país-, sino que es a día de hoy una necesidad vital y un reclamo existencial reivindicado por el conjunto de la sociedad.

Si queremos construir un mundo mejor, donde los medios de comunicación juegan un papel destacado en cimentar los referentes que configuran la realidad de la conciencia colectiva, tiene que haber cabida para un periodismo generalista en el que nuestros hijos, como nuevas generaciones, puedan nutrirse de él desde la curiosidad, el optimismo y el espíritu emprendedor propio de quienes desean aprender y ayudar a avanzar la sociedad. En caso contrario, tanto por su salubridad emocional y mental, como por la nuestra propia como adultos, nos obligaremos –como ya es práctica habitual- a dejar de ver y leer las noticias como medida de desintoxicación y como método de alimentar la capacidad de crear otro futuro posible. Ya que, si continuamos engullendo la dramática realidad de los telediarios a través de los ojos, oídos y por cada uno de los poros de nuestra piel, quedaremos incapacitados para poder imaginar y crear otras nuevas realidades. (Ver artículo relacionado: 13 pasos para superar la crisis) Y, como la mayoría de padres conscientes, si algo tenemos claro es, justamente, que de esta toxicidad incapacitadora es de la que queremos proteger a nuestros hijos, puesto que ellos son la esperanza del mañana.
         

Diccionario del Alma (Bramido-Cacareo) IXª Entrega


Bramido: Grito de guerra de la voluntad.
Branquias: 1. La expiración vegetal convertida en inspiración animal. 2. El milagro de la vida bajo el agua.
Brasa: La solidificación del fuego.
Brasero: La domesticación del fuego.
Bravura: La indomabilidad del espíritu.
Brebaje: La sabiduría de las propiedades.
Brecha: La fuerza del espacio propio.
Breve: Le encarnación.
Brevedad: Falta de anclaje con la intensidad del momento.
Breviario: Descodificador de la vida express.
Brida: La inmovilidad de la presión.
Brillante: La belleza que bebe de la luz.
Brillantez: Una idea emergida de la conciencia colectiva.
Brillar: 1. Persona que se ha reencontrado. 2. Aquel que Es.
Brincar: Efecto físico de un espíritu alegre.
Brindar: El espíritu que celebra.
Brisa: 1. La caricia del aire. 2. El poder de lo invisible. 3. La fuerza de la suavidad.
Broca: La responsabilidad de la intencionalidad.
Brocha: La atención hecha trazo.
Broche: La ornamentación de algo cerrado.
Broma: La sonrisa fácil y respetuosa.
Bromista: Un espíritu alegre.
Bronca: El trueno del espíritu no templado.
Bronce: Un escalón en la era de la humanidad.
Bronceado, -da: 1. Un antifaz integral. 2. El tono cromático del nivel de naturalización.
Bronquitis: Ahogo a la vida.
Brotar: La fuerza de la vida.
Brote: El despertar de un letargo.
Bruja, -o: Un chamán de la naturaleza.
Brujería: La sabiduría de conectar con el mundo sutil de la naturaleza.
Brújula: La guía de los que se sienten perdidos.
Brusco, -ca: 1. Persona que vive fuera de sí. 2. Invasor de espacios.
Brutalidad: Carencia de respeto.
Bucear: 1. Meditación con el elemento agua. 2. Regresión al elemento originario.
Bucle: 1. La repetición del arquetipo en la vida que no tenemos resuelto. 2. Muestra de paciencia del Universo con nuestro proceso de aprendizaje personal.
Bucólico: Espacio que nos reconecta con la paz interior.
Budismo: 1. El arte de trascender la mente a través del corazón. 2. La práctica del amor divino en la tierra.
Budista: Una actitud ante la vida.
Buenaventura: La búsqueda del camino bueno.
Bueno: Todo aquello que haga sonreír al corazón.
Buey: El caminar sosegado del Tao.
Búfalo: Animal sagrado para los indios.
Bufanda: El que protege el medio de transmitir nuestra verdad.
Bufo: Un espejismo.
Bufón: Un estado de degradación humana.
Buhardilla: El refugio de lo cotidiano.
Búho: 1. El que ve a través de la oscuridad. 2. La luz del conocimiento.
Buitre: Un reciclador de la vida.
Bujía: La chispa vital de las máquinas.
Bula: La jerarquización de la palabra decretada.
Bulbo: El preámbulo de la vida manifestada.
Bulo: Un globo pendiente de ser pinchado.
Bulla: Una prueba para la reconciliación.
Bullicio: Ausencia de silencio.
Bullicioso: Espacio para ausentarse de uno mismo.
Burbuja: La realidad.
Burdel: 1. La sometición de la carne. 2. Un pozo para el espíritu.
Burguesía: Un estrato de la desigualdad de las sociedades modernas.
Burla: Medida del ego.
Burocracia: La correa de la libertad individual.
Burro: La sabiduría no entendida.
Bursátil: El universo no real donde viven los que someten al mundo real.
Buscador: Un viajero de la vida.
Buscar: Acción del que desea hallar.
Butifarra: La transmutación de la sangre.
Buzón: La delegación de nuestro hogar.
C
Cabal: Personas con la mente expandida.
Cábala: 1. Lenguaje milenario de los números. 2. Código secreto de la Biblia.
Cabalgar: 1. Acariciar el viento. 2. Ser uno con el caballo.
Caballería: Grupo de personas que se autoimpone un código de conducta virtuoso.
Caballero: 1. Persona que integra en su vida los valores de conducta de una caballería. 2. Interrelación respetuosa de la energía masculina con la energía femenina.
Caballete: La geometría del apoyo.
Caballo: 1. La libertad de la naturaleza. 2. El vínculo sagrado de la amistad animal.
Cabaña: 1. La imaginación creativa del medio. 2. La economía de los recursos.
Cabaret: El poder embriagador de la fantasía sensorial.
Cabecera: Dependiente de nuestra cabeza.
Cabecilla: Energía que arrastra.
Cabellera: Reflejo de la indomabilidad de un espíritu.
Cabello: Una extensión de la personalidad.
Caber: Capacidad de adaptación.
Cabeza: Un diamante cósmico en bruto.
Cabezada: Recargar.
Cabezal: El norte de la cabeza.
Cabizbajo: 1. Autoreproche. 2. Miedo. 3. Persona que aún no se ha dado cuenta que vale, puede y se lo merece.
Cable: Medio que tiene como fin unir.
Cabo: El extremo de un continuo.
Cabra: La montaña expresando su libertad.
Cabrero: La conciencia de un rebaño.
Cabriola: La negación de lo imposible.
Caca: 1. La potencialidad devaluada de un reciclado reciclable en el mundo limitado de un solo uso. 2. Germen de la vida. 3. Arcilla de hogares.
Cacahuete: La manifestación de la dualidad.
Cacao: La energía del placer.
Cacareo: 1. Crear distancia. 2. La dialéctica de la razón del ego.


Índice-Link Retrospectivo:


miércoles, 1 de mayo de 2013

La salida a la crisis es la conexión


Todo en la naturaleza está conectado. El planeta con su sistema solar. El ecosistema del planeta con todos y cada uno de sus elementos, ya sean minerales, vegetales o animales, y estos entre ellos y con el mismo ecosistema de la Tierra del que son y forman parte. Los ríos se conectan con el mar, y el mar a través de la lluvia y la nieve vuelve a conectarse con los ríos. La tierra se conecta con los árboles, los cuales se conectan con el aire produciendo el oxígeno que permite la vida, vida que al final de su ciclo natural vuelve a conectarse con la tierra. Los animales se conectan entre los de su misma y diferente especie, creando el reino animal que vive conectado al mundo vegetal y mineral. Y así con todo, ya sea el proceso de nuestro propio respirar, ya sea la interconexión de nuestras neuronas que producen los pensamientos de aquello que somos como personas y humanidad.

Para que haya vida debe haber interconexión de sus diferentes elementos, y flujo entre los mismos. ¿Qué le sucedería a un mar si le privásemos de su conexión con los ríos que lo alimentan? ¿Qué les sucedería a los animales si les privásemos del oxígeno para respirar que crean los árboles? ¿Qué le sucedería a la Tierra si la privásemos del poder calorífico y luminoso del sol que genera la vida? ¿Qué le sucedería a una familia si la privásemos del mercado laboral que le provee de su fuente de ingresos?...

La interconexión es vida, flujo y equilibrio de ecosistemas, ya sean de la naturaleza madre o del mercado financiero y de bienes de servicio público. Y cuando la conexión se rompe, creando espacios estancos e incomunicados, no solo se producen desequilibrios, sino que se pone en peligro la vida de su propio ecosistema.

De igual manera que en una estación seca se abren las compuertas de las presas de agua para que puedan llenarse los ríos que rieguen los campos de cultivo, provean de suministro hídrico a las industrias y cubran las necesidades de consumo de agua doméstico de las ciudades, asimismo debemos hacer con los recursos de capital en una situación de grave sequía económica. Una conexión -llamada cadena de valor a escala empresarial-, cuyo flujo permite la sostenibilidad de la vida del ecosistema social.

La vida de los ecosistemas sociales no entiende de políticas de derechas o de izquierdas, sino de si hay o no hay conexión entre sus diferentes elementos que permita el flujo necesario para la existencia de su propio ciclo de la vida. Así pues, en un escenario en el que las presas del capital están llenas y sus compuertas cerradas, no es una cuestión de valentía el abrirlas o no para reanimar una sociedad en situación de emergencia social -formada por la suma de personas con nombre, apellidos e historias familiares-, sino que es una cuestión de humanidad y, por extensión, de cuál es el valor que otorgamos al derecho fundamental de toda persona a una vida digna.

La interconexión, flujo y equilibrio de la vida de todo ecosistema se basa, en términos humanos, en los principios de equidad, generosidad y solidaridad entre las partes que lo forman. Principios que es hora que introduzcamos en nuestras políticas de gestión pública si pretendemos crear un mundo mejor, y que deben ser la base a partir de ahora de cualquier gobierno humanista y moderno que se precie, siendo las personas, siempre, lo primero.

España, 1 de Mayo de 2013
Día del (trabajador) Parado