martes, 30 de abril de 2013

Diccionario del Alma (Bifurcación-Bozal) VIIIª Entrega


Bifurcación: La decisión a cada paso.
Bigote: Un complemento postizo del ego.
Bilateral: Reafirmarse en no coincidir.
Bilingüismo: 1. La capacidad humana de crear lenguajes no universales. 2. Riqueza cultural.
Billar: El arte de superar el azar.
Billete: Pase de acceso a un espacio restringido.
Billón: Un número sin significado dependiendo de quién se lo da.
Binario: El poder de la sencillez.
Biografía: Una gota de agua en el horizonte del océano.
Biógrafo: Un estilista.
Biología: Una de las caras reflectantes de la vida.
Biólogo: El compromiso por el amor de la vida.
Biombo: La ilusión que separa lo humano de lo divino, así como la vida de la muerte.
Birria: Algo que no alcanza la suficiente masa crítica de identidad.
Bisabuelo: Alguien quien vivió su vida.
Bisagra: El tránsito facilitado entre dos estadios.
Bistec: La desnaturalización animal.
Bisturí: La precisión de la presencia.
Bisutería: La universalización de la búsqueda externa de la belleza.
Bizcocho: La ternura hecha pastelería.
Blanco: La velocidad de la luz.
Blando, -da: Percepción dependiente de la graduación de densidad de un esquema de valores.
Blanquear: Necesidad de devolver algo a la luz.
Blasfemia: Todo acto, palabra u omisión que atenta contra la dignidad de la vida del ser humano.
Blasón: Un símbolo.
Blindaje: Protección con fecha de caducidad.
Bloque: La ilusión del vacío.
Bloqueo: Una emoción mal resuelta.
Boa: La prisión por presión.
Bobo, -ba: Persona descentrada.
Boca: El testigo de nuestra higiene mental.
Boceto: La gestación de una forma.
Bocoy: El arte de la curvatura.
Bochorno: Efecto de una autoestima dependiente.
Boda: 1. Unión. 2. Ritual iniciático de la creación.
Bodega: Una dimensión ascendida de la cepa.
Bofetada: La inconciencia del enfado con uno mismo.
Bogavante: La animalización del éxito social.
Bohemio: Un buscador de su propio camino.
Boicotear: Acción derivada de la envidia, los celos o la rabia.
Boina: Reflejo de una vida minimalista.
Bol: Una de las formas del vacío.
Bola: Representación del eterno ciclo de la vida.
Bolera: La sofisticación de un ocio ancestral.
Bolero: La dulce embriagadez de la pérdida de voluntad.
Boletín: Instrumento creador de realidades.
Bólido: Grado de velocidad subjetivo.
Bolígrafo: Un estampador de sonidos e ideas.
Bolsa: La relevancia del continente.
Bolsillo: La selección de lo imprescindible.
Bolso: El caos de los prescindible.
Bollo: La unidad de comida de un puño.
Bomba: Un instrumento de funcionalidad determinada por la conciencia humana.
Bombardear: 1. El efecto de un corazón endurecido. 2. El alto grado de inconsciencia de la consciencia. 3. La ceguera del desconocimiento.
Bombear: Ayudar a fluir.
Bombero: Maestro del fuego.
Bombilla: 1. El éxito del fracaso. 2. La demostración del proceso de aprendizaje del hombre. 3. La necesidad de búsqueda de la luz.
Bombín: La decoración del status.
Bombo: Un alterador de conciencia.
Bombón: La dosificación del placer.
Bonachón, -na: Una persona en paz consigo misma.
Bonanza: 1. Un estadio de todo ciclo. 2. Anuncio del cambio de tendencia.
Bondad: La textura del corazón.
Bondadoso, -sa: Persona que mantiene limpio su corazón.
Bonificar: Comprometer voluntades.
Bonito: Dícese de aquello que se aproxima a la armonía.
Bono: Una deuda aplazada.
Boquete: El vacío manifestado.
Boquiabierto: Acto reflejo de la reestructuración de la estructura neurológica.
Bordar: Embellecer una segunda piel.
Borde: La ilusión de la discontinuidad.
Bordear: 1. Método de aprendizaje. 2. Proceso de maduración personal para afrontar una experiencia de aprendizaje.
Borrachera: 1. Alteración de la conciencia. 2. Abandono de la Autoridad Interna.
Borracho: Persona sensible con bloqueo emocional para afrontarse a la realidad.
Borrador: La crisálida de la idea.
Borrar: Aplazar algo por resolver.
Borrasca: 1. Grado emocional de la naturaleza. 2. El anuncio de expansión de una energía masculina concentrada.
Borroso: El conocimiento humano.
Bosque: 1. Espacio mágico. 2. El mundo de los árboles.
Bostezo: Exceso de energía.
Bota: La huella del que sabe que se hace camino al andar.
Botella: Espacio que da forma al estado líquido.
Botica: Allí donde se concentra la magia de la naturaleza.
Boticario, -a: El chamán occidentalizado.
Botín: 1. Apropiación de algo ajeno. 2. Redistribución de la riqueza.
Botón: La muestra de una parte.
Botones: Una persona que ayuda a otras personas.
Bóveda: El cielo.
Boxeador: La personificación de la individualidad.
Boxeo: 1. La máxima expresión de la filosofía de la no cooperación. 2. Terapia de choque contraproducente.
Boya: La ligereza de la densidad.
Bozal: Miedo a la libre expresión.


Índice-Link Retrospectivo:


lunes, 29 de abril de 2013

SOS: ¡Nadie puede Reinventarse si antes debe Sobrevivir!


Mucho se habla de la necesidad, en estos tiempos de recesión económica de rabiosa actualidad, de reinventarnos profesionalmente para adaptarnos a los nuevos tiempos de cambio. Y yo el primero, como profesor en gestión del fracaso, reinvención e innovación (Ver artículo relacionado: Reinvéntate,tienes derecho a ser diferente de cómo eres). Pero para que una persona pueda reinventarse profesionalmente, con el objetivo de mejorar su vida y la de su familia, es condición sine qua non que exista un entorno que facilite la oportunidad y los medios para posibilitar esa transición entre una vieja identidad –seguramente ya inexistente- y una futura y nueva identidad profesional actualizada.

Esta premisa, que a todas luces nos parece ya no lógica, sino obvia, la hemos pasado por alto como sociedad dentro del contexto actual, hasta el punto de llegar a exigir a personas inmersas en una situación de supervivencia personal a que se esfuercen por reinventarse profesionalmente como vía de salida a su dramática situación. Algo tan absurdo como puedan ser las prescripciones médicas a un enfermo que no tiene acceso ni al tratamiento ni a los medicamentos necesarios para su cura. Así pues, las personas que lo han perdido todo, y que su única preocupación a día de hoy es cómo pagar la luz, el agua, el gas, la hipoteca o el alquiler de la casa, o cómo dar de comer o vestir a sus hijos, no necesitan clases de reinvención profesional, sino un kit humanitario de supervivencia personal.  

Y, ¿cómo hemos podido confundir acciones tan claras y con tanta propiedad como son reinventarse y sobrevivir?, podemos preguntarnos. La respuesta es bien sencilla: porque nuestra mente ha necesitado su propio tiempo para ser consciente de la realidad de la nueva situación social, al igual que sucede en el proceso natural de adaptación por el que pasa una persona que debe adaptarse al cambio de intensidad de luz de estancias diferentes. En otras palabras, nuestra mente estaba tan acostumbrada a un tipo de realidad de abundancia que, aún habiendo desaparecido esta, mirábamos a nuestro alrededor lleno de pobreza sin ver, ya que solo podíamos proyectar impresa en nuestra memoria colectiva la imagen subyacente de la agradable realidad pasada a la que nos habíamos acostumbrado a vivir. (Ver artículo relacionado: Si quieres ver, desfocalízatede tu realidad). Un proceso de adaptación de visión consciente de una realidad a otra que ha requerido del largo período de seis años de crisis (y suma y sigue), para la práctica totalidad de la sociedad española. Pero como dijo el sabio, más vale tarde que nunca.

Frente a esta nueva y actualizada visión de la realidad, y a la hora de plantear acciones urgentes y realistas para que las más de 6 millones de personas -2 millones de las cuales son familias con todos sus miembros en paro-, puedan reinventarse profesionalmente para resucitar su propia economía doméstica y, por extensión, dinamizar la economía real del país, debemos partir de la siguiente doble premisa:

1.- Toda persona tiene capacidad de reinventarse profesionalmente si se le facilita la oportunidad y los medios.

Y, 2.- Toda persona tiene capacidad de reinventarse profesionalmente si es una persona libre, y está claro que una persona no es libre si se encuentra en una situación de supervivencia personal, es decir, sin dinero para poder vivir.

Así pues, podemos decir que tanto el medio es condición sine qua non para el óptimo desarrollo de cualquier persona (Ver artículo relacionado: Modelo de Vivero Profesionalpara la reinserción social de las personas), como el dinero es condición sine qua non para garantizar la libertad que sustenta el derecho fundamental a una vida digna de toda persona dentro de las sociedades de mercado occidentales (Ver artículo relacionado: Igualdad de bienestar para todos losciudadanos). En el primer caso ya lo decía el apóstol Mateo en la parábola del sembrador “que ninguna semilla puede crecer si se siembra sobre piedra”, mientras que en el segundo caso nos lo recordaba recientemente el economista y humanista José Luís Sampedro al afirmar que “cuando alguien entra en un mercado a comprar sin llevar dinero, no podrá adquirir nada, por lo que sin dinero no hay libertad, lo que evidencia que la libertad de elegir la da el dinero”.

En otras palabras, si en la actual situación de emergencia social solo se aplican políticas de austeridad que castigan duramente aún más la expoliada clase media y baja de nuestra sociedad, y no se ejecutan políticas activas de crecimiento económico que enriquezcan el medio como caldo de oportunidades en el que las personas puedan desarrollarse, y asimismo revitalice el flujo de liquidez para que las personas puedan vivir en dicho medio, nos encontramos ante un sistema no ya que tutela a ciudadanos, sino de un sistema que crea una nueva generación de esclavos modernos. ¿La diferencia?: Los ciudadanos tienen oportunidades, derechos y obligaciones, mientras que los esclavos solo tienen obligaciones. Los primeros gozan de un estatus de bienestar social, frente a los segundos que perdieron, en algún punto de su camino, dicho privilegio. (Ver artículo relacionado: El mercado liberal y la democracia nodirecta deshumanizan).
    
Llegados a este punto no toca hablar, en el artículo de hoy, de técnicas de crecimiento personal o de teorías de gestión empresarial innovadoras, sino de política, con todas y cada una de sus letras. Ya que la política nos afecta a todos como instrumento de gestión pública del bien común. Pero aún más, la política no es más que una manifestación externa del mundo interior de esas personas llamadas políticos que la ejercen. Así pues, ante aquellos políticos cuyas medidas degradan la dignidad del ser humano mientras miran con asombrosa indiferencia e insensibilidad (e interés) hacia otro lado, el lado del Capital, debemos preguntarnos qué tipo de mundo interior tienen y si queremos ya no solo que nos representen, sino que incluso continúen dirigiendo impunemente nuestras vidas como lo están haciendo a día de hoy a golpe de decretazo.

En un estado de drama y emergencia social como el actual solo cabe tomar medidas urgentes, decididas y eficaces para solventar la situación, y para ello es necesario que los ciudadanos, desde la Rebelión de una Resistencia Humanista pacífica, pero consciente y activa (Ver artículo relacionado: Desde laResistencia Humanista alcémonos contra esa seguridad jurídica que desahucia), recuperemos lo que por derecho natural es nuestro: el gobierno de la Democracia (Ver artículo relacionado: Es hora querecuperemos lo que es nuestro: la Democracia). Así pues, ¡digamos no! Que así no queremos las cosas. Que basta ya que sus señorías, desde la comodidad de sus poltronas, nos sigan pidiendo que multipliquemos los panes y los peces en un escenario donde ya no hay ni panes ni peces para multiplicar. Digamos no desde la firme creencia de que hay otra manera de hacer política y otras vías posibles de salir de la crisis, en cuyo epicentro situemos el derecho sagrado de las personas a una vida digna, pues las personas no están al servicio del Capital sino este al servicio del bienestar de las personas. Y porque nosotros, los muchos, somos realmente el país, y no ellos, los pocos, quienes actualmente lo dirigen.

Si no cubrimos las necesidades básicas de las personas, para sacarlas de su actual umbral de supervivencia personal, no pretendamos que puedan reinventarse profesionalmente, pero sí esperemos a que en cualquier momento puedan estallar socialmente.

España, a 29 de abril de 2013
Estado de emergencia nacional 

lunes, 22 de abril de 2013

Diccionario del Alma (Bandera-Bienvenido,-a ) VIIª Entrega


Bandera: Un trozo de tela que divide la humanidad.
Banderilla: (Tauromaquia) El dolor ajeno entendido como ocio.
Bandido, -a: Persona excluida socialmente.
Banquero, -a: Un sacerdote del dios dinero.
Banquete: La celebración de lo que aceptamos.
Banquillo: Umbral de la acción.
Baño: Limpieza de nuestro cuerpo emocional.
Bar: Espacio de evasión de uno mismo.
Baraja: El juego de la vida.
Barajar: Preselección de futuros posibles.
Baranda: Señalizar el vacío.
Barato: Un tesoro que todavía no se ha mercantilizado.
Barba: Una huella animal.
Barbaridad: Romper esquemas.
Barbilla: La extensión de las mentes pensantes.
Barbudo: Persona autodistanciada del mundo exterior.
Barca: La piel del pez terráqueo.
Barco: La humildad del peso y la estabilidad.
Barita: La palabra del hombre.
Barniz: El maquillaje de la impermanencia.
Barómetro: Instrumento que mide la graduación de una misma naturaleza.
Barón: La energía generadora masculina del ser humano.
Barquero,-ra: Guía entre dos mundos.
Barraca: Vivienda digna para millones de personas.
Barranco: La arruga de la tierra.
Barrendero, -a: 1. Un protector de la belleza pública. 2. Un servidor social.
Barreño: Dar forma al agua fuera de su medio.
Barrer: Acto derivado de la importancia de mantener limpias las energías de un lugar.
Barrera: Un ejercicio de flexibilidad en la vida.
Barricada: Generar la persistencia de lo que se resiste.
Barrido: Algo desplazado de su sitio.
Barriga: El orbe solar de nuestro sistema.
Barrio: 1. Un microcosmos. 2. La fuerza centrípeta de la identidad dentro de la diversidad.
Barro: La forma en potencia.
Barroco: Miedo a la desnudez de la esencia de uno mismo.
Basar: El origen de toda creencia cuyo origen se basa en otras creencias.
Báscula: La dictadura del gramo.
Base: El fundamento de toda forma en nuestra dimensión.
Básico: Potencialidad primogénita.
Basílica: 1. La aceptación de nuestra divinidad. 2. Una de las muchas puertas que acceden a nuestro templo interior.
Bastante: La puerta de la saturación.
Bastar: Visión de suficiencia.
Bastardo,-da: A lo ojos de Dios algo imposible.
Basto, -ta: Un grado social.
Bastón: 1. La enseñanza de la dependencia humana. 2. Compañero fiel en el camino de la humildad.
Basura: 1. El desprecio de la opulencia.  2. Falta de cultura del reciclaje.
Bata: El hábito que no hace al monje.
Batacazo: La señal del camino equivocado.
Batalla: Un juego de espejos.
Batallar: Cegarse por el destello del propio reflejo.
Batallón: 1. La voluntad activa de una conciencia colectiva. 2. La cesión de la autoridad personal.
Batería: La economía del Universo.
Baúl: El cajón del apego.
Bautismo: Iniciación a la magia divina.
Bautizar: Ritual sagrado de bienvenida a la vida.
Bayoneta: La uña de la muerte.
Baza: El comodín siempre disponible de la vida.
Bazar: La chistera de las necesidades superfluas.
Beatitud: 1. La integración personal de una actitud de amor divino con uno mismo y los demás. 2. Beatitudes templarias: humildad, obediencia, fuerza, justicia, piedad, nobleza de corazón, sabiduría y templanza.
Beato: Persona que ve a Dios en todas las cosas.
Bebé: 1. La esperanza de un mundo mejor.  2. La luz de la fuente hecha carne.
Beber: Conectarse con los flujos de la vida.
Bedel: La escenificación del rol común.
Bélico,-ca: Persona cegada por la rabia.
Beligerante: La socialización laica de los valores de la generosidad y el respeto. 
Belleza: 1. El arquetipo de un valor universal. 2. Un destello del amor.
Bellota: Una delicia gastronómica para los que la aprecian.
Bemol: Un tono de la matemática del Universo.
Bendecir: Valorar la divinidad de las cosas.
Benedictino: 1. Un camino de búsqueda a la esencia de la vida. 2. El equilibrio existencial del ora et labora.
Benigno: Lo que el maestro del corazón reconoce como no maligno.
Bereber: 1. El hallador de la riqueza allá donde los demás no la ven. 2. La sabiduría de la nada.
Berenjena: Una de las perlas de la tierra.
Berrido: La queja no trabajada.
Berrinche: No aceptación.
Besar: El contacto entre dos almas.
Beso: 1. Saludo del alma. 2. Lenguaje del corazón.
Bestia: Hijo adoptivo de las sombras.
Bestialidad: La manifestación de la fuerza animal en el hombre.
Besuquear: Persona que se siente incompleta.
Biberón: La inteligencia al servicio del amor.
Biblia: 1. Una parte del Todo. 2. El claro ejemplo de manipulación del amor.
Bibliografía: El suspiro en la vida de un hombre.
Biblioteca: 1. Un Universo paralelo. 2. Dependencias estancas de Internet. 3. Museo en la era del conocimiento a tiempo real.
Bíceps: Su diámetro es directamente proporcional a la personalidad.
Bicicleta: Una manifestación de armonía holística.
Bien: Un valor social depreciado por el individualismo.
Bienaventurado, -a: Aquel que se alinea con el bien como valor universal.
Bienestar: El estado de derecho de todo ser humano.
Bienhablado, -a: Persona con higiene mental.
Bienvenido, -a: A quien se le espera.


Índice-Link Retrospectivo:


miércoles, 17 de abril de 2013

Es hora que recuperemos lo que es nuestro: la Democracia


Como hijo de la joven Democracia española, ya hace tiempo que me he dado cuenta a estas alturas de la película, al igual que la mayoría de la ciudadanía de este país, que la Democracia está controlada por un sistema politocrático, que el sistema politiocrático se articula sobre unos partidos de funcionamiento interno no democrático, que los partidos de funcionamiento no democrático seleccionan a los representantes electos, que los representantes electos eligen posteriormente a los que gobiernan, que  los que gobiernan no responden ante las exigencias de los ciudadanos sino ante las directrices de los dirigentes de los partidos que los han elegido, que estos dirigentes de los partidos no seleccionan a los gobernantes por criterios de mérito social sino por criterios de servilismo, que esta relación viciada de servilismo se camufla bajo una opacidad en la gestión de los partidos, que esta opacidad de los partidos se traslada a una práctica opaca en la gestión pública, que esta gestión opaca pública se sirve para atender a los intereses y privilegios de las castas políticas, y que estas castas políticas se centran en gestionar el poder en detrimento de gestionar el bien social primando al Capital para afianzarse en su estatus de poder.        

Como hijo de la Democracia española, ya hace tiempo que me he dado cuenta a estas alturas de la película, al igual que la mayoría de la ciudadanía de este país, que nuestra joven Democracia necesita avanzar en su proceso natural de evolución hacia la madurez. Un avance firme y decidido del sistema democrático en tres direcciones bien definidas de clamor popular:

1.-Cambiar el actual sistema representativo por un sistema de elección directa, lo que representa a la práctica en los partidos políticos instaurar las elecciones primarias a todos los niveles y en la ley electoral instaurar el sistema de las listas abiertas.

2.-Crear un modelo orgánico del candidato electoral, lo que representa a la práctica definir la calificación necesaria requerida para presentarse a unas elecciones en vinculación directa con un área concreta de gestión pública, definir los honorarios fijos a percibir por la labor y categoría desempeñada, así como definir el tiempo máximo de ejercicio público.

Y, 3.-Implementar la democracia directa en la gestión pública, lo que representa a la práctica instaurar un sistema de transparencia de gestión y participación directa de la ciudadanía en la propuesta, aprobación y seguimiento de los proyectos públicos a través del uso, entre otros medios, de las nuevas tecnologías.

Con la aplicación de estas tres medidas básicas no solo avanzaríamos en el proceso natural de madurez del sistema democrático del país, sino que ayudaríamos a regenerar la vida política aumentando el nivel de participación y control de la ciudadanía sobre la gestión pública, y la sociedad recuperaría la confianza gravemente devaluada en la actualidad sobre las instituciones del estado y sus gobernantes.

La buena noticia es que es sumamente fácil implantar dichas tres medidas básicas de regeneración política en nuestro sistema democrático. La mala noticia es que, presumiblemente y a los hechos nos remitimos, los grandes partidos del país no tengan la voluntad de llevarla a cabo, no por razones ideológicas -ya que las medidas encajan a la perfección tanto en el liberalismo de la derecha como en la socialdemocracia de la izquierda-, sino por intereses partidistas que nada tienen que ver con el bien social.

-Papá, ¿por qué los políticos no hacen caso de lo que pedimos la gente?

-Porque no gobiernan para nosotros, -responde el padre.

-¿Y algún día gobernarán para nosotros?, -vuelve a preguntar el hijo.

-¡Sí! –alza la voz el padre para hacerse escuchar entre medio del vocerío de la manifestación en la que participan-, cuando nosotros recuperemos lo que es nuestro: la Democracia*.


(*): La palabra Democracia proviene de los vocablos griegos “demos”, que significa pueblo, y “krátos” que significa poder, por lo que democracia significa el poder del pueblo. Descrito en términos políticos se dice de aquella forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la sociedad.


-…¿Papá?

-Sí, ¿dime?

-¿Y qué pasa cuando el pueblo pide una cosa y los políticos hacen otra?

-Pues que ya no es democracia, hijo mío, es otra cosa.


lunes, 15 de abril de 2013

Modelo de Vivero Profesional para la reinserción social de las personas


En un país con casi el 27 por ciento de desempleo de su población activa, y suma y sigue, lo que representa en términos de cotización a las arcas de la Seguridad Social de tan sólo el 36 por ciento del total de nuestros habitantes –es decir, solo trabajan 36 de cada 100 españoles-, y con unas previsiones económicas muy complicadas derivado del déficit público que cada año sube a pesar de los famosos recortes –y que ya acumula unas pérdidas de 110 mil millones de euros-, es urgente replantearse medidas alternativas e imaginativas del micro tejido productivo que no solo permita reactivar la economía doméstica, sino que permita a su vez la reinserción social de las personas más afectadas por la actual situación de crisis socio-económica.

He aquí una propuesta de una medida alternativa e imaginativa, como tantas otras pueda haber, de creación de un vivero profesional para reinsertar socialmente a las personas sin trabajo.

Proyecto: Creación de un Vivero Profesional Social

Objetivo: Reinsertar a las personas en situación de exclusión social y promover la reactivación de la economía productiva, dentro de un marco de actuación de la promoción de la cultura de la emprendedoría tutelada como instrumento de reinvención profesional.

Estrategia: Desarrollar el proyecto en base a tres ejes principales:

1.-Principio del Derecho fundamental de una vida digna para toda persona, del que se deriva que una sociedad moderna que se precie concibe que todo ciudadano representa un inestimable activo con un alto valor añadido para el conjunto de la sociedad.

2.-Principio de Redistribución de los Bienes Comunes, del que se deriva que en una sociedad moderna que se precie establece los mecanismos necesarios para garantizar un estatus de equidad social de sus recursos comunes, sin el cual no tiene cabida el derecho fundamental a una vida digna para toda persona.

3.-Principio del Deber del Bien Común, del que se deriva que en una sociedad moderna que se precie establece las sinergias necesarias entre el sector público y privado para crear un marco de funcionamiento social que tenga como objetivo una política económica y social del bien común, que garantice el derecho fundamental a una vida digna para toda persona.

Acción: Realizar el proyecto en base a dos fases básicas de actuación:

1.-Fase Constitutiva:
1.1.-Constituir en cada capital de provincia y capital de comarca o, en su defecto, poblaciones más importantes de cada provincia, un órgano mixto de trabajo formado por agentes de promoción socio-económica de la Administración local, del ente universitario de influencia local, de la patronal y sindicatos locales, de la federación de asociación de vecinos local y de la plataforma local de ongs laica y religiosa, que tenga como función la dirección, coordinación y dinamización de los Viveros Profesionales.

1.2- Dotar a los correspondientes Viveros Profesionales de cada población de un espacio físico como sede operativa, vía reutilización de instalaciones públicas, cesión de propiedad privada, expropiación de uso o propiedad de inmuebles de entidades financieras, bajo contraprestaciones fiscales de competencia municipal (IBI, tasas de basuras, etc).

1.3- Adecuar logísticamente a coste cero los correspondientes Viveros Profesionales de cada municipio mediante convenios provinciales, bajo la fórmula de la cooperación y la responsabilidad social corporativa, con proveedores de servicios y bienes de consumo principalmente de telefonía, informática, material de oficina, vehículos, gasolineras y eléctricas, bajo contraprestaciones tributarias de competencia municipal (impuesto de bienes inmuebles, de vehículos, de licencias de actividad, etc).  

1.4.-Establecer los criterios básicos del perfil de personas beneficiarias de los Viveros Profesionales, haciendo especial énfasis en aquellas familias en situación de exclusión social, así como aquellos elementos de ayuda social complementarios y vinculantes para que los beneficiarios puedan realizar su proceso de reinserción social desde una situación de normalidad retomada (cobertura de vivienda, alimento y vestimenta social, así como acceso gratuito al transporte público para su movilidad. Ver artículo: Igualdad de bienestar para todos losciudadanos).

1.5.-Definir el marco de cobertura de la actividad de los Viveros Profesionales: tiempo estimado de estancia de las personas beneficiarias, vida útil de la cobertura social de las iniciativas profesionales promovidas desde el Vivero, etc.
    
2.-Fase Ejecutoria
2.1.-Identificar a las personas en situación de marginalidad social de los municipios competencia de cada Vivero Profesional, y facilitarles los recursos básicos necesarios y vinculantes para que inicien su proceso de reinserción profesional desde los Viveros Profesionales a partir de una nueva situación de normalidad social.  

2.2.-Establecer un proceso de definición de proyectos de actividad económica, bajo criterios de selección de nichos potenciales de trabajo local y provincial centrados en el sector servicios, entre las personas participantes del Vivero Profesional y bajo el tutelaje del órgano directivo, coordinador y dinamizador del ente.

2.3.-Definir la responsabilidad de cada persona en su participación activa dentro del proyecto de actividad económica seleccionado, así como la distribución del margen de beneficio comercial fruto de la explotación de la actividad profesional bajo criterios de equidad social y de sostenibilidad del proyecto.

2.4.-Amparar jurídicamente la actividad económica bajo el paraguas social del Vivero Profesional, poniendo límites a su cobertura (tiempo de carencia de rentabilidad económica, volumen de facturación máximo, etc)

2.5.-Desarrollar los proyectos de actividad económica de los grupos de trabajo formado por las personas beneficiarias del Vivero Profesional, compaginándolo con una formación continua de reciclaje profesional y de visión transversal sobre los diferentes elementos claves de gestión empresarial que configuran el proyecto profesional específico (producto/servicio, precio, promoción, punto de venta), para que todo trabajador tenga un conocimiento global de la responsabilidad y funcionamiento de cada una de las partes, así como un sentimiento de identidad corporativa propio.

2.6.-Instaurar una metodología de trabajo por cada actividad económica para su buen control y evaluación de gestión continua por parte de las personas miembros del proyecto, bajo el tutelaje del órgano directivo, coordinador y dinamizador del ente.

2.7.-Desplegar una política estratégica de financiación, para la adquisición de los instrumentos necesarios para el buen desarrollo de las actividades económicas del Vivero, mediante la fórmula del patrocinio y mecenazgo de entidades proveedoras bajo contraprestaciones fiscales de ámbito municipal.

2.8.-Establecer un proceso supervisor de posible redefinición de responsabilidades y reubicación de las personas beneficiarias del Vivero Profesional, si se requiere, dentro del mismo proyecto o entre diferentes proyectos del ente, así como entre proyectos de otros Viveros Profesionales provinciales y supra provinciales, para el buen encaje de las personas en el desarrollo de su labor profesional que les conduzca a una óptima reinserción social.       

Y, a partir de aquí, qué decir que los proyectos, y con ellos las personas que lo forman, se independizarían del Vivero Profesional de marcado carácter social una vez puedan independizarse por sí mismos y, de esta manera, se conseguiría la doble finalidad de la reinserción social y la reactivación de la economía productiva local.

Esta claro que la propuesta del proyecto, diseñada en un breve momento de tiempo libre, puede desarrollarse y mejorarse tanto como se quiera, pero este no era el objeto del artículo, sino el de mostrar una medida alternativa, imaginativa y de inmediata aplicación a nivel local. Y, lo que es más importante, poner el acento en tres aspectos claves a destacar y que están pasando desapercibidos entre la densa pesadumbre de la actual situación socio-económica:

1.-Toda persona tiene capacidad de reinventarse profesionalmente si se le facilita la oportunidad y los medios.

2.-Toda persona es capaz de crear y participar de un proyecto común si se le facilita el encuentro con otras personas con igual motivación.

Y, 3.-Los agentes sociales, públicos y privados, pueden hacer mucho más de lo que están haciendo –en una sociedad de excedentes mal repartidos-, si se percatan que a llegado la hora de hacer las cosas de manera diferente de cómo se estaban haciendo hasta la fecha, y teniendo la firme certeza de que solo sumando podremos vencer.

Así pues, llevemos de nuevo la imaginación al poder, recoloquemos el derecho fundamental de las personas a una vida digna en el epicentro de nuestras políticas públicas, y ejercitemos nuestra inteligencia trascendiendo cualquier concepción social caduca de una realidad inexistente. 

Diccionario del Alma (Atronador-Bancarrota) VIª Entrega


Atronador: Explosión de una energía concentrada.
Atropellar: Traspasar el espacio de intimidad.
Aturdido: Persona embriagada por las sensaciones externas.
Audaz: La sensibilidad enfocada.
Audible: El habla del corazón.
Augurio: Un salto de conciencia en la línea del espacio-tiempo.
Aula: Ventana hacia la libertad o centro de adoctrinamiento.
Aumentar: Potenciar una opción en detrimento de otra.
Aunar: Forma del principio cohesionador del Universo.
Ausente: Persona que desconecta su conciencia.
Austeridad: El principio de ligereza en el transcurso del viaje personal.
Auténtico: Persona que se ha reencontrado a sí mismo.
Autobiografía: Una anécdota.
Autóctono: Originario del mundo.
Autógrafo: El sello del ego.
Autómata: La persona ausente.
Autonomía: Capacidad innata de desarrollo existencial de toda persona.
Autopista: 1. Frágiles trazos sobre la piel de la poderosa madre Tierra. 2. Caminos de acceso al redescubrimiento del sentimiento de una humanidad global.
Autor: Un canalizador de ideas que siempre han existido.
Autoridad: La responsabilidad de la gestión del poder personal delegado.
Autoritario, -a: Persona que se siente poco querida.
Autorización: Ayudar a gestionar los tiempos de las acciones.
Autosugestión: 1. Focalización de un poder personal en dirección a uno mismo. 2. Método para cambiar el exterior desde la transformación interior.
Auxiliar: Un deber con nuestros prójimos.
Auxilio: Un grito del alma.
Aval: La desvaloración de una persona.
Avanzado: Persona que ha llegado a un estadio en el que nosotros aún no hemos llegado.
Avanzar: El proceso natural a cada respiración.
Avaricia: La necesidad de cubrir un vacío interior.
Avatar: Un ser en comunión con los elementos de la naturaleza.
Ave: Una especie privilegiada.
Avellano: Un árbol donador de sabiduría y buena suerte, cuyas ramas se utilizan ancestralmente como varita bifurcada para encontrar agua.
Aventajar: Abrir el camino.
Aventura: El viaje de la vida.
Avergonzado, -a: La consciencia consciente
Avestruz: La mentira de la mente.
Aviador: Persona que tiene activada la memoria celular espacial.
Avisar: Saltar en el tiempo.
Avispa: La sociabilización del insecto.
Ayer: La semilla del hoy.
Ayunar: Ejercicio de higiene.
Azada: 1. La mano artificial del hombre en el ciclo de la vida. 2. Un instrumento de doble filo sujeto a la intencionalidad moral de quien la empuña.
Azafata: 1. La persona reducida a un adorno. 2. Reflejo de una sociedad poco desarrollada a nivel de sabiduría colectiva.
Azafrán: El óleo de los fogones.
Azar: 1. Aquello que sucede cuando no ponemos atención en seleccionar entre los diferentes futuros posibles. 2. El resultado de nuestra distracción.
Azúcar: 1. Punto de equilibrio en la vida. 2. Un excitador natural.   
Azufre: El elemento del inframundo.
Azul: 1. La vibración de la luz en la serenidad insondable. 2. El color de la eternidad.
B
Baba: La señal inconfundible de la infancia o del retorno a la infancia.
Babero: Falta de control.
Babia: Persona que vive autodesterrada de su realidad.
Babilónico: Los guardianes de la tradición del Arca de Noé.
Babosa: Persona que perdió su dignidad en algún punto del camino.
Bacanal: Una embriagadez de los sentidos cuya resaca reseca el alma.
Bacante: Un espacio a cubrir.
Bacteria: 1. Una de tantas manifestaciones a escala de la vida. 2. Demostración de nuestra interdependencia biológica. 3. Examen de humildad al conocimiento.
Báculo: La necesidad de simbolizar el poder.
Bache: Toque de atención a mantener la conciencia despierta.
Bachillerato: Embudo sociabilizador de espíritus libres.
Bagaje: 1. El conocimiento experimentado. 2. Una carga para el desaprendizaje. 3. El refuerzo de una posible identidad falseada.
Bahía: Un espacio de amor entre el mar y la tierra.
Bailar: 1. La risa alegre de las células.  2. Una poderosa terapia emocional.
Bailarín, -a: Persona que busca la libertad.
Baile: 1. El canto del cuerpo. 2. Meditación activa.
Baja: Referente de ascenso de otro punto determinado interconectado.
Bajamar: El mar descansando.
Bajar: Una percepción espacial.
Bajeza: 1. Una percepción moral. 2. Acto de quien se ha abandonado.
Bajo: Medida relativa.
Bajón: Fuga de energía vital.
Bajorrelieve: La sutileza del arte.
Bala: 1. La consciencia activa del asesino. 2. El desprecio por la vida.
Balance: Intento de elevar a la categoría de verdad la manipulación de un resultado.
Balancear: Un ejercicio que nos conecta con el instante presente.
Balancín: El acunador de los mayores.
Balanza: La equidad de la materia.
Balbucear: El lenguaje de la inconsciencia.
Balcón: Un espacio ganado al vacío.
Baldío: Una ilusión temporal.
Baldosa: La búsqueda de la belleza.
Bálsamo: La eternidad.
Ballena: El mar dentro del mar.
Ballenero: El poder exterminador de la inconciencia.
Ballesta: La meditación hecha flecha.
Ballet: La capacidad de centrarse interiormente.
Bambú: Maestro de flexibilidad.
Banana: La ofrenda del platanero.
Banca: La catedral del culto al dinero.
Bancal: La belleza de la convivencia entre hombre y naturaleza.
Bancarrota: El exceso de gula.


Índice-Link Retrospectivo:

sábado, 13 de abril de 2013

Igualdad de bienestar para todos los ciudadanos


Dime qué principio de igualdad tienes, y te diré qué tipo de sociedad desarrollas. Ya que la conceptualización de los principios de igualdad social determinan no sólo los modelos económicos, sino también las políticas públicas de los países. Así, hoy en día nos encontramos con dos principios de igualdad bien diferenciados: el principio de igualdad de oportunidades y el principio de igualdad material.

Como todos sabemos, el principio de igualdad de oportunidades ha desarrollado lo que conocemos como sociedades capitalistas, mientras que el principio de igualdad material es propio de las sociedades comunistas. Qué decir que ambas, si bien teóricamente tienen planteamientos positivos, llevadas a la práctica a sus extremos atentan contra la dignidad del ser humano como bien nos relata no solo la historia, sino la realidad de rabiosa actualidad.

En nuestro caso, el extremismo de las sociedades capitalistas lo encontramos en la supremacía del Mercado sobre el bienestar social, lo que deriva en primar el derecho del capital por encima del derecho fundamental de una vida digna para las personas. Y para muestra, un botón: la riqueza contabilizada –que no real-, de la pequeña clase social alta española es cinco veces superior a la deuda nacional que retroalimenta la exclusión social y la pobreza de millares de familias del país.

A estas alturas de la película, queda claro que debemos encontrar un punto medio entre el principio de igualdad de oportunidades y el principio de igualdad material para garantizar el derecho a la dignidad de todo ser humano en un nuevo modelo de sociedad moderna que se precie propia del siglo XXI.

A la luz de lo expuesto, sería adecuado introducir el concepto de principio de igualdad de bienestar en nuestra Carta Magna, como evolución natural del principio de igualdad de oportunidades de las sociedades capitalistas, para afianzar aquellas políticas públicas necesarias que garanticen el derecho fundamental a una vida digna para cualquier ciudadano y, por tanto, como línea roja práctica a la exclusión social.

Y, ¿cómo articulamos de manera pragmática el principio de igualdad de bienestar?, -podemos preguntarnos, pues a través del ordenamiento jurídico, claro está, ejecutada a su vez desde una respectiva política pública garantista. Desde esta perspectiva, el ordenamiento jurídico debe recoger cuatro normas jurídicas básicas: Ley de de Cobertura de Vivienda Obligatoria, Ley de Cobertura de Alimentación Obligatoria, Ley de Cobertura de Vestimenta Obligatoria y Ley de Cobertura de Reinserción Laboral Obligatoria. ¿Por qué?, pues porque como sociedad avanzada no podemos permitir que haya personas que se queden sin un techo donde vivir, que hayan personas que no tengan comida para comer, que haya personas que no tengan una vestimenta para vestir, y que haya personas que no tengan ni una sola posibilidad real de volver a encontrar trabajo permitiéndoles dignificarse como personas. Pues una sociedad que no sea humanista, no es una sociedad avanzada.

La Ley de Cobertura de Vivienda Obligatoria debería determinar que ningún ciudadano en situación marginal puede quedarse sin una vivienda, para lo cual se necesita crear un parking público de viviendas sociales en cada municipio. Una medida nada difícil en un país con una media de 3 millones de viviendas vacías, y cuyo método procesal ya están dibujando tanto la izquierda como la derecha con referentes como el de la Junta de Andalucía o el caso aplicado en el municipio valenciano de Alzira.

La Ley de Cobertura de Alimentación Obligatoria debería determinar que ningún ciudadano en situación marginal, y menos aún ancianos y niños, pueda quedarse sin una alimentación adecuada, para lo cual se necesita crear un servicio público de catering social en cada municipio. Una medida nada difícil en un país con excedentes de alimentos básicos, y cuyo método procesal ya dibujan instituciones como Cáritas, los Bancos de Alimentos o los comedores sociales de iniciativa popular.

La Ley de Cobertura de Vestimenta Obligatoria debería determinar que ningún ciudadano en situación marginal pueda quedarse sin tener una vestimenta adecuada, para lo cual se necesita crear un servicio público de ropero social en cada municipio. Una medida nada difícil en un país con excedente de ropa reciclada, y cuyo método procesal ya dibujan instituciones como Cáritas y otras ongs.

La Ley de Cobertura de Reinserción Laboral Obligatoria debería determinar que ningún ciudadano pueda quedarse sin una opción real de reinventarse profesionalmente, para lo cual se necesita un servicio público de viveros de empresas sociales en cada municipio. Una medida nada difícil en un país con un alto activo de proveedores de conocimiento, asentado en la era de las nuevas tecnologías y con locales urbanos y naves industriales periféricas vacías, y cuyo método procesal ya dibujan ongs en países subdesarrollados con programas sociales de microempresa.    

Y, ¿cómo financiamos todo esto?, -podemos volvernos a preguntar, pues está claro que redistribuyendo los bienes comunes a través de la reestructuración de las políticas fiscales, financieras y administrativas, principalmente. El resto es cuestión de centrar la atención en crear sinergias entre el sector público y privado para generar una economía del bien común, rentabilizando los recursos existentes y actualmente devaluados por una falta de imaginación en su rentabilidad social.

No obstante,  si bien disponemos de recursos y de inteligencia necesaria para aplicar con éxito y celeridad el principio de igualdad de bienestar, capaz de resolver el drama de emergencia social que viven millares de familias en nuestro país, se requiere de la sensibilidad, la voluntad, la valentía y la visión de Estado necesaria de nuestros dirigentes políticos para llevarlo a cabo. Más humanismo, sus señorías, y menos servilismo a los dictámenes del Mercado. Ya que aquello que el hombre construyó puede destruirlo para volverlo a construir, como tantas veces ha hecho la humanidad a lo largo de su historia con vocación de construir un mundo mejor.

Porque tuve hambre y me diste de comer; tuve sed y me diste de beber
Mateo 25: 31-46 (La Biblia de los Pobres)
  

miércoles, 10 de abril de 2013

Desde la Resistencia Humanista alcémonos contra esa seguridad jurídica que desahucia


Tristemente, en España nos encontramos en una situación de emergencia social. Y no hay emergencia social sin injusticia social. Ni injusticia social sin desequilibrios sociales. Ni desequilibrios sociales sin desequilibrios económicos. Ni desequilibrios económicos sin un estatus de seguridad jurídica que los legitimice. Ni seguridad jurídica que los legitimice sin un modelo de sociedad determinado que la avale.

Así pues, aquella sociedad que legitimaza un principio de seguridad jurídica que promueve la cascada de desequilibrios económicos y sociales que llevan a una situación de emergencia social donde las familias pierden todo derecho a una vida digna, privándolas primero de un puesto de trabajo que les provee de ingresos, para seguidamente penalizarlas con la privación de su propia vivienda e incluso del derecho básico al acceso a una alimentación y vestimenta adecuada hasta convertirlas en indigentes, no es una sociedad basada en valores y principios humanistas -ya sean cristianos, budistas o musulmanes-, sino que es una sociedad basada en valores y principios mercantilistas propios de un capitalismo salvaje. 

El humanista, como bien le define su nombre, antepone el derecho de toda persona a una vida digna por encima del derecho a la propiedad; mientras que el capitalista, cuyo único Dios es el capital, antepone el derecho de la propiedad por encima del derecho de una persona a vivir una vida digna.

Es por ello que un humanista es incapaz de desahuciar a una familia de su casa, ya que entiende el capital y con él la vivienda desde la dimensión de un uso social; en contra del capitalista cuya visión del uso del capital y por extensión de la propiedad la concibe desde una única y exclusiva dimensión individual, y por tanto excluyente. En otras palabras, el humanista es generoso y solidario, mientras que el capitalista es egoísta e insolidario. El humanista concibe el capital como un medio social, en contraposición del capitalista que concibe el capital como un fin personal. El humanista antepone la persona al capital, frente el capitalista que antepone el capital a la persona. El humanista es de tradición cristiana, budista o musulmana, mientras que el capitalista es de tradición… capitalista.

Así pues, en un sistema actual y caduco como el español cuya seguridad jurídica antepone el derecho del capital y la propiedad frente al derecho de las personas a una vida digna, ¿qué postura debe tomar un humanista?. La respuesta es sencilla, clara y concreta: alistarse a la rebelión de la Resistencia Humanista contra los capitalistas. Una rebelión pacífica, pero consciente, activa y decidida en nuestro día a día, por crear la masa crítica de opinión necesaria que permita reenfocar el principio de seguridad jurídica en pos de salvaguardar el derecho fundamental que tiene toda persona a una vida digna.

Desde la rebelión de la Resistencia Humanista, y con el artículo 33 de la Constitución Española en mano referente a la función social de la propiedad, me sumo desde este pequeño blog a la legitimación social y política de la Junta de Andalucía por expropiar el uso de viviendas de bancos y cajas para paliar el sangrante flujo de exclusión social que padecen millares de familias de nuestro país, y reivindicar así la generalización de dicha práctica al conjunto del territorio nacional. Tras el expolio usurero e ilegal (según sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, marzo 2013) que bancos y cajas españolas han realizado impunemente en los últimos años contra las clases sociales medias y medias-bajas de nuestro país -con la convivencia necesaria de la clase política dirigente-, ha llegado la hora que los ciudadanos de a pié recuperemos la soberanía de un pueblo formado por familias con nombres y apellidos, y refundemos el Estado Social y Democrático de Derecho desde los cimientos de un verdadero Estado Humanista.

En memoria de José Luís Sampedro,
Escritor, humanista y economista.
(Barcelona, 1/2/1917-Madrid, 8/4/2013) 

martes, 9 de abril de 2013

Diccionario del Alma (Arrodillarse-Atrofiarse) Vª Entrega


Arrodillarse: Acto solo aceptable cuando es una demostración de humildad.
Arrogancia: La naturaleza del ego.
Arroyo: La vida que nunca fluye dos veces de la misma manera.
Arroz: Una variante del prana de los hombres.
Arruga: La huella de la experiencia.
Arruinarse: 1. Una experiencia de aprendizaje en el mundo de los hombres. 2. La oportunidad de volver a comenzar de manera diferente.
Arte: El negativo del cuerpo emocional de la persona creadora.
Arteria: Una interconexión entre cielo y tierra.
Artesano.-a: 1. Un maestro del aquí y el ahora. 2. Un iniciado en el camino de la felicidad.
Articulación: Nuestro grado de flexibilidad ante la vida.
Articulista: Un malabarista de las palabras.
Artículo: 1. Una palabra detrás de otra. 2. Entretenimiento de la mente.
Artificial: Todo lo que no sale del corazón.
Artista: Persona que ha desarrollado más su inteligencia emocional que la intelectual.
As: Dícese cuando objeto y objetivo son lo mismo.
Asa: La demostración de que el hombre no es de este mundo.
Asado: Transformación de una naturaleza sin modificar su esencia.
Asalariado: Persona que, con toda probabilidad, aún no sabe quién es.
Asaltar: Búsqueda incorrecta de uno mismo.
Asamblea: El modelo de democracia más equitativo.
Ascender: 1. Acción relativa dependiente de un sistema de referencias en concreto. 2. Efecto natural del aprendizaje.
Asceta: Un sabio de la sencillez.
Asco: Posible muestra de desconocimiento y rigidez mental.
Asear: Una de las diversas maneras de practicar nuestra higiene personal.
Asedio: 1. Acto de dominación. 2. Deseo de posesión.
Asegurado: Una ilusión del momento.
Asemejar: Vía de inspiración.
Asentimiento: Una manifestación de Autoridad Interna.
Aséptico: La nada.
Asesino, -a: 1. Persona que no entiende la vida. 2. Enfermo grave del corazón.
Asesor: Persona con un alto nivel de madurez a nivel de desarrollo personal.
Asesorar: Un acto de responsabilidad.
Aseveración: Un  atribución para sabios.
Asexual: De otro Universo.
Asfixia: Síntoma de quien el entorno no le deja respirar.
Asiento: Una transitoriedad.
Asignatura: La vida.
Asilo: Espacio de retiro necesario de sanación.
Asimetría: El Universo jugando consigo mismo.
Asimilar: 1. Recorrer un viaje. 2. El resultado de la práctica de la experiencia sobre el conocimiento.
Asistencia: Un deber humano.
Asma: Efecto de bloqueo emocional de quien le supera (le ahoga) su mundo.
Asno: Un ser bello que ha decidido su propio camino de felicidad.
Asociación: La interconexión de partes que forman un todo para replicar a escala el Todo del que pertenecen.
Asomar: Primera fase del movimiento que mueve el mundo.
Asombroso: El ser humano.
Aspecto: 1. Uno de los factores más volátiles de la persona. 2. Reflejo de su mundo interior.
Áspero: Un adulador de lo suave.
Aspirina: La cúspide de la cultura antidolor.
Asquerosidad: Señal indicadora del camino hacia lo bello.
Astigmatismo: Cansancio de ver lo que no se quiere ver.
Astilla: 1. La rebeldía de la fuerza de la naturaleza. 2. Un recordatorio de la fragilidad humana.
Astral: Parte de nuestro cuerpo que nos une a otros mundos.
Astro: Ventana de la vecindad.
Astrología: La ciencia de nuestro origen.
Astrólogo: Sabio del cielo.
Asumir: Paso previo para cambiar algo.
Asunto: Algo pasajero.
Asustadizo: 1. El miedo dominante. 2. Aquel desanclado de su poder interior.
Atacante: Persona fuera de sí.
Atadura: Algo desatable.
Atajar: Economizar las energías.
Atajo: Camino conocido solo por viajeros expertos.
Atascamiento: 1. El resultado cuando no se conoce el viaje. 2. Prueba de experiencia.
Ataúd: El último disfraz.
Atención: El ojo de la Presencia.
Atenerse: Derivada de la ley de causa y efecto.
Atentado: Rabia descontrolada.
Ateo, -a: Dios divirtiéndose.
Aterrador: 1. Lo incomprensible. 2. Aquello escondido a la luz de la conciencia universal.
Atisbo: La línea que separa la conciencia de la no conciencia.
Atlante: 1. El origen dorado de la civilización. 2. Recuerdo de una vida pasada.
Atlántico: Un apodo local al océano padre.
Atlas: El mapa de nuestra casa.
Atleta: Un camino de crecimiento personal.
Atmósfera: La cáscara de nuestro huevo.
Átomo: Una parte conocible de nuestro Universo de escala.
Atontamiento: La acción dirigida del poder al resto de la sociedad.
Atracador, -a: Persona desesperada.
Atracción: Cuando lo semejante se atrae.
Atracón: Ansiedad por cubrir algo no resuelto.
Atragantarse: Incapacidad para digerir una situación.
Atrapar: Superar una distancia.
Atrás: 1. La posición de quien sabe esperar. 2. Dejarse guiar.
Atrasado, -a: Alguien que comenzó el camino más tarde.
Atravesado, -a: Quien no fluye ni deja fluir.
Atrevido, -a: Persona con una autoestima sana.
Atrevimiento: Adelantarse a los demás.
Atril: La palabra, aunque falsa, hecha verdad.
Atrincherarse: Persona que se cierra en su mente.
Atrocidad: Desconectar al ser humano de su corazón.
Atrofiarse: Enfermar.


Índice-Link Retrospectivo:

jueves, 4 de abril de 2013

Descárgate gratis el "Manual del Guerrero Blanco"


El Manual del Guerrero Blanco es el compendio de un conocimiento milenario transmitido a lo largo de los siglos por los Guerreros Blancos. Una casta de hombres y mujeres que han pasado desapercibidos a los ojos de la historia, ya que aplican en el mundo la sabienza de su técnica a través del ejercicio de sus vidas diarias.

Los Guerreros Blancos son personas entregadas a la maestría de la vida, que optan voluntariamente a recorrer el camino de la sabiduría personal en busca del cáliz sagrado de la felicidad, donde el guerrero se funde con el Universo y el Universo manifiesta su diversidad a través del guerrero, y en el que el premio individual de cada guerrero es alcanzar la vida que cada uno desea vivir.

El Manual del Guerrero Blanco, como todo manual, es una guía concisa y de inmediata aplicación con ejercicios prácticos para nuestras vidas, y consta de dos bloques fundamentales: la Práctica del Hábito del Cambio y los Seis Maestros, que se complementan con un Cuento del Guerrero Blanco y La Regla de Maestría, que es una tabla de ejercicios semanal.

Ahora que ya puedes tener entre tus manos este Manual, Sé y vive como un verdadero Guerrero Blanco, ya que tuyo es el poder y la sabiduría de alcanzar tus sueños.

Ya cuando se marchaba, el joven Guerrero Blanco se volvió hacia su maestro y le preguntó por última vez:
-¿Por qué nos llamamos Guerreros Blancos?
-Por que en tu viaje personal iluminas el camino de aquellos con los que te cruzas,-respondió el maestro.
(Extracto del Cuento del Guerrero Blanco)

La obra, acabada de sacar del horno, te la puedes descargar gratuitamente a través del siguiente enlace:

-"Manual del Guerrero Blanco". Jesús A. Mármol. Ed. Bubok, 2013

Bienvenido, nuevo Guerrero Blanco! 

martes, 2 de abril de 2013

Diccionario del Alma (Anunciación-Arroba) IVª Entrega


Anunciación: Enseñar lo que no se ve.
Anverso: Una de las caras de una misma moneda.
Anzuelo: La perdición del pez.
Añejo: La frontera de la transformación.
Año: Una milésima de segundo para la vida
Añoranza: 1. Sentimiento de aquel que vive entre fantasmas. 2. Estado febril en que la mente se ancla en el pasado.
Apagar: Interrumpir temporalmente un flujo.
Aparador: Un acto de transparencia.
Aparentar: Intento de ser lo que no se Es.
Apariencia: El reflejo de aquello que los demás ven.
Apasionado, -a: La vida impulsándose.
Apático, -a: Quien tiene debilitado su cordón umbilical con la propia vida.
Apego: 1. La lucha de la mente por no avanzar. 2. Prueba en el camino de la transformación personal. 3. Intento febril por evitar lo inevitable: la impermanencia.
Apellido: Una identidad postiza que intenta confundir al yo verdadero.
Apertura: El estado natural de un corazón sano.
Apetito: Un impulso sugestivo y moldeable.
Aplastar: Síntoma de un espíritu desconectado con su origen.
Aplaudir: 1. Capacidad de divertirse. 2. Anclaje en el instante del momento presente.
Aplazar: 1. Miedo a enfrentarse a una responsabilidad. 2. Cargar la mochila personal.
Aplicado, -a: Persona que sabe lo que quiere.
Aplomo: Espíritu disciplinado.
Apogeo: 1. El principio del descenso. 2. Manifestación de una posición en el movimiento pendular que rige todo en la vida.
Apoltronarse: Proceso de ensoñamiento espiritual.
Aportación: Lo que viene a hacer toda persona desde que nace.
Aportar: Llevar lo que no hay.
Apóstol: Mensajero del corazón.
Apoyar: Acto que se deben todas las personas entre sí.
Apreciar: Un gesto de respeto.
Aprehender: Cualidad de la mente para construirse como el Yo de los otros.
Aprender: 1. Cualidad de la mente para relacionarse con su mundo más próximo. 2. Sociabilización de cómo ver, entender y enjuiciar el mundo.
Aprendiz: Aquel que busca la especialización de una maestría.
Aprensivo: 1. Persona con una fuerte imaginación. 2. Capacidad de autosugestión.
Apresar: Coartar la libertad.
Apresuramiento: Ir a destiempo con el ritmo de la naturaleza.
Apretar: Intento de contener temporalmente lo incontenible.
Aprisa: Percepción de la velocidad del tiempo cuando vivimos fuera de nosotros.
Aprobación: Ceder nuestro grado de autoestima a terceros.
Aprobar: Un sentimiento personal.
Apropiado: Alcanzar un estado de conciencia de armonía con nosotros mismos y con los demás.
Aprovechar: Ver la mano que tiende la vida.
Aproximación: La eterna asignatura pendiente del ser humano.
Aproximadamente: La capacidad máxima de ver por parte de la mente.
Aptitud: 1. Capacidad innata individual con la que nace toda persona. 2. La llave para alcanzar el propósito en la vida.
Apto: Una visión limitada de la aportación de las personas.
Apuesto, -a: La manifestación narcisista del ego.
Apuñalar: La locura de intenta matar lo eterno.
Aquietar: El arte de controlar la mente.
Arañar: Lo que el intelecto hace para llegar a la verdad.
Arbitraje: Una responsabilidad solo para personas elevadas espiritualmente.
Arbitrariedad: La definición del acto humano.
Árbol: 1. Maestro ancestral. 2. Guardián de la vida en la Tierra.
Arca: Donde la magia se manifiesta.
Arcángel: Fuerza primigenia.
Arcano: Clave de acceso al conocimiento del reencuentro con uno mismo.
Arcilla: Donde habita el alma.
Arcoiris: La divinidad sonriendo.
Archivar: Cerrar una puerta.
Ardiente: 1. Un grado regulable. 2. El anuncio de una transformación.
Ardor: Alarma de saturación de nuestro centro energético.
Arduo: Sensación que tenemos al hacer todo aquello que está fuera de nuestro medio natural.
Arena: La infancia de las rocas.
Argot: 1. Manifestación de la fuerza creadora del lenguaje. 2. La riqueza de la diversidad.
Argumento: Tantos, como hombres existen en el planeta.

Ariadna: (Hija) El ángel de la alegre tempestad. 
Árido: Espacio donde la vida habita a otra escala.
Arista: Un anclaje al momento presente.
Aristocracia: Una responsabilidad social con la comunidad.
Aritmética: Un espejismo en un Universo multimensional.
Arma: La sombra hecha carne.
Armadura: Falta de fe en la fortaleza de la energía del hombre.
Armonía: El estado de paz interior.
Aroma: La belleza ascendida.
Arpa: El aire desnudado en música.
Arqueología: El respeto por los orígenes.
Arquetipo: Una pauta para el aprendizaje.
Arquitectura: Una demostración de nuestra esencia tecnológica.
Arraigo: Enriquecimiento de un espacio.
Arrancar: Crear un vacío.
Arrasar: Carencia de respeto.
Arrastrar: Causa que genera el mismo efecto en sentido contrario.
Arrebatar: Sentimiento de pérdida de lo que no se posee.
Arreglar: Armonizar las energías.
Arremangar: Un acto de equidad humano.
Arremeter: Desahogar tu parte de responsabilidad en el otro.
Arrepentirse: El primer síntoma de una curación.
Arriba: Reflejo fractal de lo que hay abajo.
Arriesgar: Apostar por tus sueños.
Arrimar: Intento de mimetismo.
Arrinconar: 1. Forzar la concentración de una energía. 2. Provocar la expansión de lo arrinconado.
Arrítmico: Parte incomprendida del ritmo.
Arroba: 1. Espiral que permite atravesar el espacio a tiempo real. 2. Puente de encuentro de la humanidad.


Índice-Link Retrospectivo: