martes, 20 de diciembre de 2011

Regala el libro "El Poder Transformador del Fracaso"

Esta obra es para Ti, tanto si te sientes fracasad@, como si sientes que tu vida no te llena -ya seas una persona de la calle, un educador, un emprendedor, un directivo o un empresario que debe hacer frente a los retos de la vida.

Si te encuentras perdid@, pero no puedes volverte hacia atrás, y al mirar hacia los lados y hacia delante sientes vértigo, no eres un fracasado ni estás enferm@, es tan solo que te encuentras en medio del puente de tu transición. Detrás de ti dejaste la naturaleza que ya no eres, y frente a ti, una vez que atravieses el puente, se encuentra tu nueva naturaleza. Tal vez te sientas perdid@, porque aún estás en un punto indefinido del puente. Quizá te sientas inquiet@ y con ciertos temores, porque ese puente es colgante.

Este libro no quiere solo alumbrar la naturaleza de tus experiencias, sino que te da pautas para atravesar exitosamente tu transformación personal y te muestra ciertos secretos del universo con el fin de que puedas alcanzar tus sueños, reencontrarte con tu poder interior y generar tu propia realidad.

Jesús A. Mármol (Tarragona, 1971) es autor del método "El Poder Transformador del Fracaso". Escritor, training coaching seminars, consultor en comunicación y marketing, ex directivo empresarial y ex redactor y director de diversos periódicos económicos.
Autor de diversos libros. De ensayo filosófico: Introducción a Nietzsche. Período Romántico (1993) y La velocidad, señora del espacio-tiempo (1988). De poesía: Asceta Urbà (1995) y Ya te dije que estaba enfermo -con Nani Blasco- (1996). De novela: La reliquia musulmana del Císter (2011). El Poder Transformador del Fracaso (Silva Editorial, 2011) es su primera obra de autoayuda.

El Poder Transformador del Fracaso Jesús A. Mármol
Silva Editorial, 2011
118 p.
PVP: 15€ + gastos de envío

Si estás interesado en adquirir un ejemplar, envía un mensaje de solicitud a: demarmol@tinet.org

lunes, 19 de diciembre de 2011

¿Por qué la mente se convierte en enemiga si forma parte de mí?

Con esta pregunta me levantaba esta mañana en un mensaje privado del facebook. La respuesta, aunque poco conocida, es bien sencilla: 

-Porque los pensamientos de la mente no son tuyos, sino de los otros en ti.

Cuando nacemos salimos al mundo con unas cien mil millones de neuronas, las cuales se organizan en redes neuronales de manera bastante azarosa dependiendo de determinismos genéticos y ambientales, es decir, de los impulsos externos que recibimos ya en el mismo seno materno. Y a medida que vamos creciendo, primero nuestro entorno más inmediato, la familia, y progresivamente el más periférico: la escuela, nuestro círculo de amistades, nuestro ámbito laboral y social, nuestras parejas, etc, van conformando con sus referentes culturales nuestra red neuronal que nos pauta cómo debemos de entender la realidad más inmediata que nos rodea y, por tanto, cómo debemos de reaccionar ante situaciones y experiencias cotidianas. Es decir, nuestra mente se va esculpiendo de manera progresiva y a fuego lento a través de la mente de los demás. En otras palabras, nuestro Yo mental se construye a través del Yo de los otros.

Una pauta mental de comportamiento que, en nuestros primeros años de vida, reforzamos repitiendo aquellas acciones que gustan a los demás. Ya que desde bien pequeños vamos repitiendo las gracias y los comportamientos que son agradables a nuestro entorno, ya que todos deseamos sentirnos queridos y aceptados en el ambiente en el que crecemos como personas.

Así pues, si nuestro Yo mental es el Yo de los otros en el que crecemos, ¿por qué llega un  momento en que sentimos a la mente como nuestra enemiga?... La respuesta la encontramos en el mismo anunciado de la pregunta: porque “sentimos”.

Nos han educado en esta sociedad occidental, hija del pensamiento racionalista cartesiano del s. XVII, que el hombre sólo es mente, intentado negar una parte esencial de nuestra propia naturaleza: nuestro Yo emocional, que es el que siente. Así pues, es nuestro Yo emocional quien, llegado a un punto de nuestra existencia, llega a sentir nuestra propia mente (que es el Yo de los otros) como una enemiga.

Nuestro Yo emocional, cuyo lenguaje son los sentimientos (frente al Yo mental, cuyo lenguaje son los pensamientos), es quien tras un largo período de letargo, fruto de la potente anestesia cultural, despierta y comienza a sentir que la mente le está arrastrando por caminos que no desea viajar.

Es, en este momento de despertar de nuestro corazón, que el Yo emocional siente que, sin darse cuenta, hemos dejado de ser nosotros mismos para ser una réplica de los
demás, que nuestra autoestima está falsamente reforzada al tener una dependencia excesiva de los otros, que nuestra identidad se ha reafirmado de manera peligrosa en la opinión de terceros, y que nuestros miedos, no son más que los miedos de los otros que resuenan con fuerza en nuestra mente.

He aquí, junto al despertar de nuestro Corazón, donde tiene comienzo la verdadera capacidad del libre albedrío.

He aquí, junto al despertar de nuestro Corazón, que redescubrimos el principio del viaje para alcanzar nuestro propósito en la vida: vivir de manera alineada entre mente y corazón. Es decir, existir sintiendo que mente y corazón van a la una.

Llegados a este punto, debemos reeducar nuestra mente, dejando de ser ecos de los otros para vivir en resonancia con nuestro corazón. Sólo así dejaremos de sentir la mente como una enemiga, para reconciliarla como una muy buena amiga.

La buena noticia, es que Tú no eres el/la mism@ desde que comenzaste a leer este artículo (ver: Nunca eres siempre así, así que siempre puedes cambiar). De hecho, nunca puedes pensar dos veces con el mismo cerebro, porque cambia a cada instante. Si algo hay volátil en nuestra estructura biológica, justamente es nuestra mente. Pues las conexiones neuronales no son fijas, sino que se interconectan y desconectan a cada fracción de segundo cada vez que tenemos un pensamiento. Y para modificar esas estructuras neuronales que deseamos desechar de nuestros hábitos mentales, y construir unas de nuevas mucho más acordes y sanas con nuestro momento existencial, tan sólo debemos ponerle atención y voluntad.

He aquí, la receta para convertir tu mente en tu amiga:

1.-No puedes eliminar un pensamiento negativo, pero sí sustituirlo por otro positivo. Como una nube que deja paso a otra.

2.-Para sustituir un pensamiento negativo por otro positivo, debes mantenerte en estado de alerta de conciencia de tus pensamientos a lo largo del día. Es un ejercicio de higiene mental (cuida lo que entra y sale de tu mente).

3.-La mente necesita unos 21 días en modificar una estructura neuronal por otra, así que ponle constancia y verás los resultados.

4.-Cada pensamiento genera un tipo de emoción determinada. Así que si deseas modificar el tipo de sentimiento que tienes ante una situación concreta de tu vida, ya sabes qué hacer: modifica el pensamiento.

5.-Tras ese mes aproximado de práctica mental, mente y corazón estarán alineados, por lo que dejarás de ser víctima del mundo para convertirte en dueño de tu vida, ya que tendrás todo el potencial para alcanzar tus sueños.

Recuerda que tu mundo exterior es un reflejo de tu mundo interior, por lo que si deseas cambiar tu mundo exterior, ya sabes por dónde comenzar.

Y ahora que ya lo sabes, sólo cabe darte la bienvenida a tu renacer!  

jueves, 8 de diciembre de 2011

¿Cómo saber quién soy?

Para saber quién soy, primero debo reencontrame.
Para reencontrarme, debo estar conmigo.
Para estar conmigo, debo dedicarme un tiempo exclusivo.
Para dedicarme tiempo, debo parar.
Para parar, debo dejar de hacer.
Para dejar de hacer, debo Ser.
Para Ser, debo rendirme a mi mism@.
Para rendirme a mi mism@, debo sentirme agotad@.

…agotado de la vida que llevo…

Porque si te sientes agotad@, te rindes a ti mism@.
Si te rindes a ti mism@, Eres.
Si Eres, dejas de hacer.
Si dejas de hacer, es que te has parado.
Si has parado, es que te estás dedicando tiempo.
Si te estás dedicando tiempo, es que estás contigo.
Si estás contigo, te estás reencontrando.
Y si te reencuentras, ya sabes quién eres.

Y una vez que ya sabes quién eres, se produce la triple metamorfosis:

Primera: El mundo a tu alrededor se derrumba como un puzzle de cubos para volverse a construir mostrándote otro paisaje diferente con nuevos horizontes llenos de soles.

Segunda: Tu cuerpo se transforma, hasta tal punto que dejas de ser un ser denso para convertirte en un ser más sutil. Ya no piensas, sino que vibras. Y ese vibrar, que es el canto de tu alma, te permite volar. 

Y tercera: Tu alma renace libre de falsas carencias, y enfermizas dependencias que te hacían ceder tu poder a tercer@s. Porque ahora ya te sientes fuerte y segur@, porque ahora ya sabes quién eres y no permites manipulaciones.

Y en esa triple metamorfosis, ahora que te has reencontrado después de mil viajes existenciales, sientes desde lo más profundo de tu ser que no hay otra manera de vivir que rendirse a la alegría de fluir por la corriente invisible de la vida que resuena con fuerza dentro de ti.

Amig@, ahora que ya sabes quién eres, ríndete a la magia de la vida y vuela sólo hacia aquellos paisajes cuyo eco te acaricien y te hagan sentir.

(Dedicado a quien está desaprendiendo a correr por la vida, para aprender a pasear por la orilla del mar)

jueves, 1 de diciembre de 2011

No existe un futuro absoluto, sólo futuros posibles. Tuya es la elección

Justo ahora estás viviendo lo que deseaste ayer,
y justo ahora estás creando lo que vivirás mañana.

Vivimos en la proyección de nuestra propia creación emocional,
un espacio sin tiempo en el que continuamente nos transformamos,
y en ese vivir, que es eterno cambio, experimentamos.

Este espacio que es la proyección de nuestra creación emocional,
no tiene más tiempo que el aquí y el ahora,
un tiempo que a su vez lleva inherente tanto el pasado como el futuro,
que sin este presente no existen en ninguna otra dimensión espacial.

¿No te has dado cuenta cómo heridas emocionales de hace años que marcan tu vida,
se pueden curar sin volver al pasado sólo operando en tu cuerpo emocional desde este único y actual presente?
¿No te has dado cuenta, ya a estas alturas de tu existencia, que dependiendo de las decisiones que tomes no existen futuros absolutos, sino múltiples futuros posibles?
Esto es, amig@ mí@, porque el pasado y el futuro no existen. Sólo tienes tú, al igual que todo el Universo, el presente.

Vivimos en un espacio creado por nuestra propia proyección emocional,
donde sólo existe el presente, que sana pasados y diseña futuros,
y en el que el pensamiento sólo es un instrumento que ayuda a los sentimientos a esculpir formas definidas, en el rústico mundo de la materia.

No tenemos más líneas de tiempo que la que tenemos,
pero sí otras posibles dimensiones de nuestra propia existencia,
ya que todo en el universo está interconectado,
y el poder del sentimiento que sólo crea en el ahora,
en ese ahora que es tiempo (al ser el tiempo y el espacio una misma dimensión),
ese poder emocional crea en el ahora en cualquier punto del espacio interconectado.

Así pues, amig@,
sé consciente y responsable de tu poder creador,
ya que en éste ahora ya estás creando la realidad de tu mañana.
Y ahora que ya eres consciente,  si no te gusta lo que estás creando,
ya sabes que aún estás a tiempo de cambiarlo, porque no existen futuros absolutos,
sólo futuros posibles. Tuya es, a partir de ahora, la elección!